El crack de la Liga que lleva dos meses negociando en secreto con el Barça

stop

El club azulgrana busca la fórmula para cerrar un fichaje galáctico que ilusione a la afición

Luis Enrique y Diego Simeone en el Camp Nou

09 de julio de 2016 (12:18 CET)

Robert Fernández, director deportivo del Barça, se mueve con gran discreción. Sin hacer alardes de sus movimientos en el mercado. Se parece a su antecesor, Andoni Zubizarreta. Desde hace dos meses, negocia el fichaje de Yannick Ferreira Carrasco. El centrocampista/delantero belga fue una de las grandes revelaciones del Atlético de Madrid durante la pasada temporada y su futuro en el Calderón es incierto. La preocupación del club rojiblanco contrasta con el deseo del Barcelona de fichar a un jugador que gusta mucho a Luis Enrique.

El Barça sigue a Carrasco desde hace muchos meses. El club ya tenía constancia de sus buenos partidos en el Mónaco y la pasada temporada hizo un seguimiento especial de sus actuaciones en el Atlético. Robert se planteó su fichaje en una reunión que mantuvo con Luis Enrique en el tramo final de la pasada temporada. Ambos acordaron que explorarían las posibilidades de contratar al jugador belga. Éste, de momento, ha paralizado las negociaciones con el Atlético para renovar su contrato, circunstancia que ha molestado mucho a los directivos rojiblancos.

El futuro de Arda Turan

Carrasco escuchó la propuesta del Barça y se dejó querer. Sabe, sin embargo, que el club azulgrana sólo dispone de unos 43 millones para fichar. Su cláusula, curiosamente, es de 40 millones y Robert condiciona su llegada a la salida de Arda Turan. Luis Enrique ya ha dado luz verde a la venta del turco.

El Barça trabaja un fichaje mediático que ilusione a la afición y en la lista de prioridades están Carrasco y André Gomes, del Valencia. Antes deberá resolver las contrataciones de un lateral zurdo y de un delantero. En función de lo que invierta en ambos casos y de lo que ingrese por Vermaelen y otros futbolistas, el club azulgrana pujará por Carrasco. Sabe, no obstante, que el Atlético no quiere negociar. Su precio está claro. 40 millones de euros.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad