El conflicto entre Luis Enrique y Aleix Vidal se va de madre

stop

El técnico asturiano necesita una solución

Aleix Vidal con el polo del Barça

08 de agosto de 2016 (18:02 CET)

Preocupación. La salida de Dani Alves le está pasando factura a Luis Enrique. A falta de 10 días para que la competición liguera dé el pistoletazo de salida, el entrenador asturiano sigue teniendo un cabo suelto: el carril derecho. Y es que el recuerdo del brasileño sigue pesando en el vestuario culé. El actual jugador de la Juventus era el titular indiscutible de Lucho, por lo que ahora, con su baja, la preocupación del entrenador azulgrana es extrema.

Luis Enrique tiene dos opciones sobre la mesa para cubrir esta fuga: Aleix Vidal y Sergi Roberto. En principio, la idea que ha perseguido el asturiano durante los partidos de pretemporada es la de apostar por Vidal. Sin embargo, parece que su papel durante estos encuentros amistosos ha quedado lejos de convencer al técnico barcelonista.

Aleix Vidal, el principal damnificado

Tras una temporada muy gris en el banquillo culé, Lucho le ha dado la oportunidad a Aleix de volver a ganarse su confianza. Aun así, el catalán no ha cumplido los objetivos que se le pedían. Vidal ha gozado de minutos en los partidos de pretemporada, pero sin embargo, no ha convencido. Luis Enrique está que trina, ya que ha visto en el terreno de juego a un Aleix muy poco atento en las labores defensivas. Perdido en ocasiones.

El gran problema. El futbolista deja mucho espacio atrás, por lo que el rival encuentra carriles por los que hacer daño. Además, se centra demasiado en atacar y en subir el balón. No cumple los requisitos demandados por el asturiano. Todo esto pesa mucho a la defensa azulgrana, que ha visto como por errores defensivos ha dejado escapar partidos en los que la zaga ofensiva ha convencido.

Por todo ello, Lucho no acaba de ver la luz en la vacante dejada en el lateral derecho y señala directamente a Vidal. El jugador catalán no ha podido recuperar la confianza del técnico culé, por lo que los ánimos de Luis Enrique parecen estar caldeados. El entrenador asturiano sigue pidiendo a Robert Fernández que aceleren la búsqueda de un carrilero derecho de garantías. Así no puede seguir.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad