El Barça tantea una venta sonada (y Messi elige al sustituto)

stop

La situación del jugador alerta en el Camp Nou

El jugador del Barça en la puerta de salida | EFE

27 de febrero de 2017 (17:59 CET)

Pasa de castaño oscuro. La situación de Paco Alcácer en el FC Barcelona es más que alarmante. El delantero llegó el pasado verano al Camp Nou como una apuesta segura. Debía ser el cuarto hombre; el gran revulsivo.

Sin embargo, medio año más tarde, nada de esto se ha cumplido. El valencianista solo ha jugado 809 minutos, en los que ha marcado dos tantos. Unos números que evidencian la mala situación por la que atraviesa Paco.

Nada parece que vaya a cambiar. En 12 de los últimos 15 duelos, Alcácer no ha jugado ni un solo minuto. La MSN no da tregua. Y es que en las escasas ocasiones que Luis Enrique Martínez le ha brindado la oportunidad al español, el futbolista no ha convencido.

Con el tridente de gala por delante, no es fácil tener minutos. Ahora bien, el delantero centro de Torrent tampoco ha aprovechado los minutos en los que ha vestido la zamarra azulgrana. No ha tenido fortuna.

Pierde fuelle

Ante esta situación, la preocupación acecha en el seno del Camp Nou. Tal como desvela el portal Transfermarkt, el caché de Paco ha empezado a menguar. En julio de 2016, el atacante estaba tasado en 25 millones. A día de hoy, ya son 20 'kilos'. Y bajando.

Por ello, el futuro del valenciano es incierto. Silencio absoluto, aunque la realidad se palpa en el terreno de juego. Alcácer no se ha adaptado. Por el momento, ha salido rana. No es el cuarto hombre que esperaban.

La salida de Munir Al Haddadi se empieza a ver como un error, especialmente entre los aficionados que se pronuncian. Paco llegó para dar tregua a la MSN, pero este objetivo no se ha cumplido.

¿Un nuevo delantero en verano?

Todo apunta a que el Barça podría plantearse fichar a un delantero de calidad el próximo mercado estival. La MSN necesitará descanso y, a día de hoy, no hay nadie con garantías para suplir a los tres tenores.

Ante esta situación, los pesos pesados del vestuario azulgrana ya se han pronunciado. Con un Leo Messi apoderado, las necesidades a cubrir son claras. El equipo culé necesita a un atacante con nivel y garantías.

Alcácer tiene potencial y talento, pero no es el revulsivo que el Barça necesita. No convence. El argentino está más que preocupado, tal como se pudo observar al final del partido ante el Leganés. Por ello, las demandas son obvias: crear une quipo competitivo.

Necesitan a alguien que pueda dar continuidad al tridente. Un delantero resolutivo, capaz de desatascar un partido. Un revulsivo de primer nivel.