El Barça negocia con el recambio de Andrés Iniesta (y es un palo al Real Madrid)

stop

Los culés quieren robar un fichaje a Florentino Pérez

Andrés Iniesta no se olvida de su ex compañero | EFE

05 de octubre de 2017 (20:36 CET)

Las conversaciones para encontrar un sustituto a Andrés Iniesta están más que perfiladas. Tras un verano de idas y venidas con el perfil de jugador que debería suplir al capitán azulgrana, el Barça ha acabado volviendo a encomendar al manchego toda la producción de su juego ofensivo.

El de Fuentealbilla dudaba sobre el rol que le otorgaría Ernesto Valverde y ha sido respondido con confianza y minutos. La realidad, no obstante, es desoladora para los culés. Iniesta juega porque no hay otro como él.

Su falta de recambio habla muy bien del inmenso talento que desprende, pero también deja en evidencia la planificación veraniega. Tras fallar en el fichaje de Verratti y descalabrarse con Philippe Coutinho, Robert Fernández vuelve a buscar centrocampista. Por el medio se quedó Jean Seri, al que decidieron dejar tirado cuando estaba todo prácticamente cerrado.

Ante la fragilidad física de Iniesta y, sobre todo, el hecho de que puede no renovar su contrato y quedar libre este mismo enero, el Barça quiere fichar en el mercado de enero. Por si Philippe Coutinho vuelve a fallar, han fijado sus miras en un internacional alemán en la agenda del Real Madrid.

Un fichaje poco mediático pero efectivo

Leon Goretzka es una de las perlas de la inagotable cantera alemana. El centrocampista del Schalke 04 está en la lista de todos los grandes clubs europeos, pero parece no tener tanto tirón mediático como sí disfrutan Julian Draxler, Timo Werner o Leroy Sané.

Goretzka termina contrato el próximo verano y quedará libre en la próxima ventana de operaciones. El Real Madrid ha seguido muy de cerca al de Bochum y pretendía esperar a la finalización de su contrato ofreciéndole una suculenta prima de fichaje. Quería atar al próximo Toni Kroos.

Para tratar de adelantarse a los movimientos del club blanco, el Barça está dispuesto a pagar por él en enero. El Schalke 04, ante la negativa del jugador a renovar, no pondrá trabas a su marcha a fin de sacar algo de tajada por él. Por 30 millones de euros puede convertirse en el relevo de Andrés Iniesta. Una ganga.