El Barça considera neutralizado el "efecto Laporta" en el caso Neymar

stop

Novedades en el caso de Laporta

Joan Laporta, derrotado y sin afeitar, lanza un nuevo mensaje al barcelonismo

02 de julio de 2016 (20:18 CET)

La junta directiva del Barça cree que el 'efecto Laporta' ha quedado ya completamente neutralizado y que si el expresidentes lleva a la asamblea del próximo otoño el tema Neymar para desgastar a la junta tiene todas las de perder. "La denuncia de Laporta ya no tiene ningún futuro. En estos momentos, el tema genera cero preocupaciones en la dirección del club", subraya un miembro de la cúpula de la entidad a GOL.

Según esta fuente, en un momento determinado, cuando Laporta anunció que podía personarse en el proceso judicial que investiga la firma del contrato de Neymar y llevar el caso a la asamblea, "hubo una lógica preocupación, porque una iniciativa de este calibre siempre te va a hacer daño, aunque sólo sea de cara a la galería. La imagen del Barça y de la directiva se resentiría en el caso de que Laporta pudiese influir en el proceso".

Pero la reciente decisión de la Fiscalía de pronunciarse en contra de la personación del expresidente culé en el proceso ha sido determinante para el cambio de criterio de la junta directiva del Barça. "En estos momentos, la perspectiva que tenemos es muy diferente y además tenemos argumentos de peso para rebatir sus argumentaciones en contra de la dirección del club", aseguran las fuentes consultadas.

En su escrito, fechado el pasado 27 de junio, la Fiscalía concluía que Joan Laporta no tiene "interés legítimo que posibilite o ampare su incorporación al proceso ni en condición de acusación particular ni en la de actor popular".

El informe fiscal da también armas a la cúpula blaugrana para disparar contra el expresidentes, ya que en uno de sus párrafos afirma textualmente que "resulta obvio que el verdadero interés [de Laporta] no es 'la defensa de intereses legítimos de manera desinteresada para así participar en la recta administración de justicia', sino otro muy diverso (que este Ministerio no va a calificar por resultar el mismo claramente evidenciado en el propio escrito presentado) y que, a la luz de lo precedentemente expuesto, desautoriza definitivamente dicha pretendida personación".

Para la directiva, "esta calificación desenmascara las verdaderas intenciones de Laporta, que lo único que busca es venganza por la moción de censura que le presentaron cuando él era presidente. Su intención es devolver la pelota, con creces, a Bartomeu pero, sobre todo, a Sandro Rosell, a quien le guarda un profundo rencor. Con lo que dice el fiscal, queda desautorizado para liderar cualquier campaña basada en el caso Neymar. Y, lo que es más importante, la acusación de que Laporta actúa movido por oscuros intereses ya no es de la directiva del club, sino de un organismo independiente que nada tiene que ver con nosotros. Por tanto, ha quedado desactivada una campaña que sospechábamos que quería hacer explotar en la próxima asamblea". En otras palabras: la Fiscalía ha dado un inestimable balón de oxígeno a Bartomeu en su desabrido pulso con Laporta.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad