El 6x1 del Barça: el fichaje galáctico de Luis Enrique 

stop

Las opciones que tenía el Barça sobre la mesa

Luis Enrique, en la rúa del domingo en Barcelona

02 de septiembre de 2016 (13:36 CET)

No quería titulares. Luis Enrique Martínez detectó bien el gran problema de la pasada temporada: faltaba fondo de armario. Mientras el equipo de gala superaba con creces la calidad de la gran mayoría de sus rivales, los suplentes en la recámara no estaban al nivel de un club de primera fila. Y es que el técnico asturiano detectó bien esta falta y ordenó a la secretaría técnica que se buscasen jugadores de garantías para cubrir el banquillo barcelonista. Dicho y hecho.

Con el mercado de fichajes estival ya cerrado, el Barça tiene a su plantilla totalmente perfilada. Lucho cuenta con seis nuevas fichas que refuerzan todas y cada una de las demarcaciones del terreno de juego. Y es que Robert Fernández no ha querido dejar ningún cabo suelto y ha atado jugadores para tener plena seguridad durante toda la temporada.

Durante los meses de verano, la secretaría técnica ha hecho los deberes y ha fichado atendiendo a los deseos del cuerpo técnico. Se han atado a suplentes de calidad que han aterrizado al Camp Nou sabiendo que serán protagonistas secundarios y que su rol no será a priori determinante. Necesitarán paciencia si quieren ganarse la confianza del asturiano, ya que el once titular es prácticamente intocable para Lucho.

Lo que podría haber sido

Sin embargo, parece que con los 120 millones de euros invertidos durante este verano por el Barça se podría haber efectuado un gran fichaje galáctico. Y es que con la cifra que se ha desembolsado por los seis jugadores, el club azulgrana podría haber comprado a algún supercrack. Pogba, Alaba, Stones, Dybala, son solo algunos de los nombres que podrían haber aterrizado en el Camp Nou. Aun así, parece que esta no era la idea de Luis Enrique, ya que está totalmente satisfecho con sus titulares. Y es que fichar a un gran futbolista hubiese encendido la llama en el vestuario azulgrana, ya que algún intocable hubiese sido damnificado

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad