El 2x1 del Barça para bajar los humos al Real Madrid (y a Florentino Pérez)

stop

La dirección deportiva del club catalán tira de imaginación para buscar refuerzos

Arda Turan e Ivan Rakitic, durante un entrenamiento del Barça | EFE

02 de enero de 2017 (19:17 CET)

El FC Barcelona se ha debilitado económicamente. Si bien es cierto que el nivel de ingresos aumenta de forma progresiva, el gasto todavía está más disparado. Especialmente tras las últimas (y próximas) renovaciones. 

En la junta directiva del club reina un cierto estado de preocupación porque ven con recelo los movimientos que prepara el eterno rival.

El Real Madrid trabaja para realizar incorporaciones sonadas el próximo verano y el Barça podría quedar debilitado si los nuevos fichajes no dan el salto esperado.

En caso de que los André Gomes, Paco Alcácer y Arda Turan no den el paso al frente que se les pide, el próximo verano requerirá nuevas inversiones.

Susana Monje, la ex vicepresidenta económica, ya anunció el pasado verano que el fichaje de Gomes se hizo con un anticipo de los fondos destinados a 2017.

Los dos señalados

Es por todo ello que la única solución que se vislumbra sobre el papel pasa por desprenderse de algún jugador con cartel internacional.

En estos momentos hay dos jugadores que entran en las quinielas para abandonar el conjunto azulgrana: Ivan Rakitic y Arda Turan.

Son los dos pesos pesados –además de jugadores queridos en la plantilla– con más números de salir en verano por dos motivos: han tenido roces con Luis Enrique y podrían dejar importantes inyecciones de dinero en la entidad.

Con el dinero de ambos –o, al menos, uno de ellos–, el club podría afrontar nuevos fichajes de calado durante el próximo verano: suenan nombres como Paulo Dybala, Ousmane Dembelé, Marco Verratti, David Alaba y Marquinhos, entre otros.

Estrategia 2014

La política del Barça pasa por tener mucho cuidado con el nivel de gasto porque a la vuelta de la esquina está el proyecto del nuevo Camp Nou.

Pero al mismo tiempo, en la directiva están preocupados porque no quieren que el Madrid les pase la mano por la cara.

Es por ello que desde la dirección deportiva han pensado en repetir la estrategia que se llevó a cabo en 2014: entonces vendieron a Cesc Fàbregas y Alexis Sánchez.

Con el dinero que el club recaudó por ambos pudo afrontar fichajes sonados, como el del propio Luis Suárez, que costó 81 millones de euros. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad