Dybala está muy molesto con Messi

stop

El gesto de Leo que no olvida el crack de la Juventus

04 de septiembre de 2017 (10:30 CET)

Fue uno de los objetivos del FC Barcelona. Como de otros grandes de Europa, Paulo Dybala era uno de los deseos de la secretaría técnica blaugrana.

Su nombre cobró mucha más fuerza después de la exhibición que protagonizó en la Champions League frente al Barça y que dejó fuera de la competición a los catalanes.

Factible

Con la apertura del mercado estival, todo apuntaba a que desde la ciudad condal irían con todo a por el media punta de la Juventus de Turín. De hecho, los italianos hubieran estado dispuestos a vender si hubiera llegado alguna buena oferta e incluso pusieron precio a su venta: 120 millones de euros.

Una cifra que en can Barça consideraban aceptable para empezar a negociar. No obstante, poco después estalló el caso Neymar Jr y todo cambió. Aunque desde el club transalpino seguían dispuestos a llegar a un acuerdo, no le saldría al conjunto azulgrana tan ‘económico’ como en semanas anteriores.

Leo interviene

Pero estas negociaciones no llegaron nunca a producirse, y no por las cantidades que se manejaban.  El motivo tiene nombre y apellidos. Leo Messi recomendó no seguir con la operación.

El motivo fue que Dybala, además de jugar casi en la misma posición del crack de Rosario, tiene un ego algo acentuado, y no iba a salir a otro club si no era para ser el número 1. Asimismo, Leo no quería otro gallo en el gallinero.

Paulo cumplirá 24 años en noviembre y considera que ha llegado el momento de entrar en el elenco de los más grandes de Europa, lo que hubiera ocasionado un problema en el vestuario de Ernesto Valverde.

Así lo señalan algunos miembros de la Selección argentina, que aseguran que a Dybala le rodean ciertos aires de estrella y de divo.

Por eso desde el club catalán hicieron una última intentona por Ángel di María. Una cosa es que el ex madridista, cercano a su declive, recale en el Camp Nou. Otra muy distinta es que lo hiciera Dybala, que solo vendría a ser la estrella.

El jugador de la Vecchia Signora es conocedor de la historia, y aunque perdona que Messi vetara su llegada al Barça, consciente de que tendrá más oportunidades en otros grandes, no olvida la intervención del argentino.