Ousmane Dembele y Leo Messi | EFE

Dembélé se carga a Coutinho: el cambio de cromos de 100 millones. Messi no lo quiere (y la bomba estalla en el Barça-Celta)

stop

El equipo culé cierra el 2018 con una victoria en el Camp Nou (2-0)

22 de diciembre de 2018 (21:00 CET)

El FC Barcelona venció al Celta de Vigo (2-0) en el último partido del 2018 de los blaugrana en el Camp Nou. Con este resultado los blaugrana mantienen el liderato hasta el reinicio de la competición en enero del 2019.

Ernesto Valverde volvió a confiar en Ousmane Dembelé en la delantera, acompañando a Luis Suárez y Leo Messi. Phillippe Coutinho volvió a empezar desde la banda. En el centro jugaron Ivan Rakitic, Sergio Busquets y Arturo Vidal, resguardados por Nelson Semedo, Gerard Piqué, Clement Lenglet y Jordi Alba. En la portería, el de siempre, Marc-André ter Stegen.

Dembélé la vuelve a liar

El partido se le puso de cara a los culés en el minuto 10, cuando Dembélé remató un balón después de un disparo de Messi. El francés sumó su séptimo tanto esta temporada y sigue respondiendo a la confianza de Valverde.

Ousmane dembele celta

Con el resultado a favor, los blaugrana bajaron el ritmo y dieron parte de la iniciativa a los gallegos, pero sin renunciar al ataque. Y es que en cuanto tenían un balón iban directos a barraca.

Messi pone la puntilla

No obstante, los culés no encontraron el segundo gol hasta el 44, a pocos segundos del descanso. Jordi Alba puso un balón a Messi en la frontal y el argentino no perdonó ante Rubén Blanco. 2-0 y a la ducha.

Leo Messi celta camp nou

Con el resultado a favor y tierra de por medio, los blaugrana se dedicaron en el segundo tiempo a no permitir que subiera demasiado el ritmo del partido.

En el 63’ Valverde dio entrada a Arthur en el lugar de Arturo Vidal, y cinco minutos después era Coutinho el que entró en sustitución de Dembélé. El tercer cambio fue Sergio Busquets, relevad por Carles Aleñà.

A partir de ahí el partido fue a menos hasta el pitido final. Los culés retuvieron el liderato hasta el 2019.

Coutinho, de nuevo señalado

Pero el que los catalanes se marchen de vacaciones de Navidad como líderes no fue la noticia. Lo más destacable del encuentro se produjo antes de empezar. La decisión de Valverde de dar la titularidad a Dembélé y volver a sentar a Coutinho empieza a oler muy mal en el Camp Nou. Sobre todo para el brasileño.

Muy pocos entienden que a pesar de las continuas faltas de disciplina a modo de retrasos en los entrenamientos, Ousmane siga siendo titular indiscutible con el Txingurri. Y muchos menos que un crack como Coutinho, con lo que ha costado y el caché que tiene, sea suplente habitual. Pero en los pasillos de las oficinas culés existe una explicación.

Dembélé gana la partida a Coutinho

La juventud del francés y el apadrinamiento de alguien de la secretaría técnica como Eric Abidal son dos puntos que favorecen al futbolista. Más que eso, le protegen. Y es que en el club confían mucho en que, con trabajo, pueden hacer del delantero un crack mundial. Además, no se puede decir que no responda ni se acepte jugar donde le mandan.

 

Coutinho, en cambio, no ha terminado de encajar en el equipo. El brasileño no cumplió en la posición para la que se le fichó, la de Andrés Iniesta, que por cierto este sábado estuvo viendo el Barça-Celta. Y tampoco dio el nivel en la posición de extremo.  Es decir, no encaja en el esquema ni en la plantilla actual. Al menos, este no se puede modificar por él. No mientras esté Messi.

Por eso los responsables del club valoran muy seriamente la opción de venderlo antes de que se devalúe demasiado.

El Barça apuesta por Dembélé

Además, en la entidad consideran que con Dembélé, la banda está cubierta. En todo caso, opinan, lo que se necesita la plantilla es un delantero centro de primera línea. A Luis Suárez no le pasan los años en balde.

Así las cosas, Josep Maria Bartomeu y compañía tienen decidido abrirle la puerta a Coutinho si se presenta una buena oportunidad y empezar a pensar en el relevo de Suárez. Algo que, por cierto, no gusta ni un pelo a Leo Messi. Y es que algunas de las opciones que se barajan implicarían la salida del charrúa.

Luis Suarez celta

Las opciones del Barça con Coutinho

Una de ellas es venderlo por 100 millones al primer postor que se presente e invertir el dinero en la contratación de un delantero al estilo de Piatek o Timo Werner e ir dando descanso a Suárez. Eso sí, el que viniera tendría que aceptar ser suplente de Luis. Esta es la opción que no desagrada a nadie, pero no convence.

Otra de las posibilidades pasa por reinvertir esos 100 millones en otras zonas del campo y mantener a Suárez como delantero titular y algún ariete haciendo las veces de Munir. Esta es la opción que menos gusta en el Barça. Pero sí a Leo.

La bomba que se baraja en el Barça

Pero atención, porque se habla de una tercera opción que revolucionaría el mercado. Y gusta tanto al Barça como a Messi. El nombre del crack es Kylian Mbappé, de Paris Saint-Germain. Y es que el de Rosario sí aceptaría la salida del uruguayo si a cambio llega un galáctico a la altura del francés.

La idea pasaría por que Mbappé fuera el sustituto de Suárez en el centro e incorporar  a Kylian en la banda progresivamente, convirtiéndose en el relevo generacional del ‘10’ culé.

Además, al hacerse con el galo los culés matarían varios pájaros de un tiro. No solo se harían con uno de los cracks de los próximos años, sino que sería un golpe duro al Madrid. Y es que el PSG no dejaría salir a Neymar si no cuentan con Mbappé. Eso sí: hacerse con el campeón de mundo implicaría soltar unos 150 ‘kilos’ más.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad