Dembélé | EFE

Dembélé o la última noche loca que Messi, Luis Suárez y Piqué filtran en el Barça

stop

La enésima polémica del delantero francés en el Camp Nou

16 de diciembre de 2018 (15:00 CET)

Ousmane Dembélé es sinónimo de polémica. Ya su fichaje por más de 115 millones de euros dejó a los culés con la boca abierta. Nadie entendió como el Barça pagaba esa cantidad por un jugador que no estaba ni entre los mejores del mundo y que encima tenía fama de conflictivo.

Una fama que no es gratuita. Y es que Dembélé es capaz de levantar al Camp Nou con golazos como el último ante el Tottenham como de quedarse dormido y llegar dos horas tarde a un entrenamiento.

Una cara y una cruz que está acabando con la paciencia de muchos en el club azulgrana. Y es que los continuos actos de indisciplina empañan su labor en el campo, que, todo sea dicho, es cada vez mejor.

La noche loca de Dembélé

El caso es que no es un problema con él, sino con su vida más allá del balón. Todos en el feudo blaugrana coinciden en que es un buen tipo, que esta integrado pesar a su timidez y que, si se centra, puede convertirse en un auténtico crack.

Pero para ello debe dejar las noches locas a un lado. Por suerte esas noches no son sinónimo de discotecas y fiestas, sino de Play Station y Netflix. Y es que parece  ser que al delantero galo le encanta trasnochar jugando con sus amigos o viendo series hasta altas horas de la madrugada.

Algo que en el vestuario saben, y jugadores como Messi, Luis Suárez o Piqué, que ya le pegaron ua buena bronca hace unos días, han hecho saber a la directiva. Es por eso que Josep Bartomeu, que ya se ha reunido en más de una ocasión con el entorno del jugador para pedirles que estén encima, ha tomado una medida drástica: Dembélé no puede apagar el móvil en ningún caso, y menos por las noches.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

You know What i’m saying 🤙🏾

Una publicación compartida de Ousmane (@o.dembele7) el

En el Barça quiere tener en todo momento a su jugador disponible y si se duerme, como le suele pasar, poder despertarlo y no estar horas sin saber de él. Algo que en deportistas de este nivel tendría que estar más que claro y que suena más a patio de colegio que a otra cosa.

Pero Dembélé es así. Para lo bueno y para lo malo. Se duerme y llega dos horas tardes pero luego te marca golazos y te soluciona (a veces) partidos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad