Dembélé llega al Barça con un problema en la mochila

stop

El francés no aterriza en la condición esperada

06 de septiembre de 2017 (21:51 CET)

El futbol moderno ha llegado a un nivel de profesionalización insospechado hace tan sólo 20 años. El salto vivido por el deporte rey ha sido estratosférico en los últimos años.

Con la globalización y mayor difusión de balompié llegaron mejores contratos, obras faraónicas para disputar Mundiales, traspasos récord como el de Neymar y por supuesto, la optimización del rendimiento físico de cada jugador.

Lejos quedan los años 90, donde jugadores algo desgarbados podían triunfar en el campo. La necesidad de competir cada tres días y la puesta a punto de las últimas técnicas de entrenamiento obligan al futbolista a ser una máquina perfecta.

Cristiano Ronaldo supuso la revolución del nuevo futbolista, y tras él ha llegado una nueva generación de jugador total. Paul Pogba o Gareth Bale son un claro ejemplo del prototipo atlético del siglo 21.

La obligación de Dembelé

Por esa misma razón, el cuerpo técnico ve en la frágil constitución de Ousmane Dembelé un problema a resolver de inmediato. El ex del Borussia Dortmund tiene sólo 20 años y mucho trabajo por delante, pero igual que ocurrió con Neymar tendrá que hacer un trabajo extra de acondicionamiento físico.

El brasileño llegó del Santos siendo un regateador de piernas finas castigado por las patadas de los defensas. Se ha ido del FC Barcelona con un aumento de musculatura notable que ha ayudado a desarrollar su juego.

Leo Messi vivió el mismo proceso. El aumento de su tren inferior supuso un salto de nivel que le llevó a ser el mejor jugador del mundo. Dembelé deberá pasar por el mismo sacrifico para ser capaz de marcar la diferencia al más alto nivel.

Antonio Gómez, preparador físico del Barça, y ha preparado un plan de entrenamiento específico para la nueva estrella azulgrana y vigilará muy de cerca su desarrollo. El coste de su fichaje obligará a Dembelé a adaptarse a una velocidad de crucero. Su acondicionamiento es parte del proceso.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad