Dembélé la lía en el Barça-Atlético de Madrid (y Piqué cuenta la verdad)

stop

El crack francés empaña la victoria de los azulgrana

04 de marzo de 2018 (19:14 CET)

Tras la victoria del FC Barcelona ante el Atlético de Madrid que deja la liga muy de cara para los azulgrana, en el vestuario la alegría se ha desatado. Sin embargo, Ousmane Dembélé no estaba para muchas fiestas.

Y es que la cara del delantero era un poema. Mientras los pesos pesados estaban eufóricos tras conseguir los tres puntos que han devuelto la tranquilidad al equipo, el galo aún se estaba preguntando que había hecho para no jugar ni un minuto ante los de Diego Simeone.

André Gomes pasa por delante de Ousmane Dembélé

El caso es que muchos, incluido el galo, se han sorprendido cuando Ernesto Valverde ha decidido dar entrada a André Gomes tras la lesión de Andrés Iniesta. Lo lógico era que Ousmane hubiese entrado y ocupado la banda, su posición habitual. Pero no.

Cuentan desde dentro que a Valverde no lo gusta un pelo la actitud de Dembélé, sobretodo en el aspecto defensivo. En el 4-4-2 que ha instaurado el ‘Txingurri’, los dos jugadores de banda deben sacrificarse mucho en defensa para que el equipo esté compensado. Y las veces que el ex del Borussia Dortmund ha jugado en esa posición, no lo ha hecho.

Gerard Piqué cuenta toda la verdad

Algo que Piqué le ha confirmado a sus más íntimos. Incluso va más allá. Cuenta el central que no sólo Valverde no está contento con el juego del galo. Los pesos pesados del vestuario comulgan con su míster.

Sobretodo Leo Messi y Luis Suárez. Los dos delanteros son conscientes que todos deben presionar y correr, algo que Dembélé, de momento no hace. El Barça no es el Dortmund, donde el joven delantero hacía y deshacía como quería.

En el Camp Nou el único que tiene ese estatus es Leo Messi, que se lo ha ganado por méritos propios. Si no corre y no se deja la piel en el campo, Ousmane seguirá muchos meses en el banquillo.

Nada que ver con Philippe Coutinho

Y más teniendo en cuenta las diferencias entre él y Philippe Coutinho. El brasileño, que ya ha sido ‘adoptado’ por Leo y Luís como su nuevo mejor amigo, ha entendido que para ser importante en el Barça se debe correr. Y lo hace.

Si bien es cierto que aún le falta acabar de adaptarse al sistema, su actitud en defensa es incorregible. Siempre atento de cubrirle las espalda a Sergi Roberto o a Jordi Alba, Coutinho se ha ganado el respeto del vestuario. Nada que ver con lo que ocurre con Dembélé.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad