Dembélé alucina con la vida loca de un crack del Barça

stop

El delantero galo se sacude la presión señalando a un peso pesado culé

22 de febrero de 2018 (10:49 CET)

En el punto de mira. Osumane Dembélé, el segundo fichaje más caro de la historia del FC Barcelona y uno de los cinco traspasos más costosos de la historia del fútbol acapara muchos de comentarios tanto de aficionados, como de algunos del equipo y del cuerpo técnico, e incluso de un sector de los responsables.

Sobre todo por culpa de las lesiones, el delantero no ha logrado completar una adaptación satisfactoria al equipo culé. Pero una vez recuperado, Ousmane tampoco ha sido capaz de dar el paso adelante que se espera de un crack de su calibre.

Inicio desafortunado para Ousmane Dembélé

Los minutos que ha estado sobre el terreno de juego no ha convencido a casi nadie y tampoco a Ernesto Valverde. El Txingurri no logra encontrar la confianza en el futbolista ni un sitio para el jugador en su sistema.

El jugador alucina con la situación. No entiende las críticas generalizadas por parte del personal y tampoco la desconfianza del cuerpo técnico. El galo opina que no ha podido demostrar nada y que no ha tenido tiempo de decepcionar con los pocos minutos que ha disputado hasta ahora.

Pero con lo que más alucina el ex del Borussia Dortmund es con las licencias que cuentan algunos de los cracks culés y que gozan de total impunidad por parte de los responsables. Algo que nunca vio que oocurriera en su ex equipo.

Dembélé se mete en terreno pantanoso

El extremo francés no entiende que se le cuestione y se le eche a los pies de los caballos mientras hay otros jugadores que hacen lo que les da la gana en el vestuario bajo el beneplácito –o la incapacidad para intervenir- del míster.

Puede entender –y aceptar- que Leo Messi haga y deshaga como y cuando quiera. También que lo haga Luis Suárez, el otro capo del vestuario que también disfruta de total libertad. Pero no que lo haga un Gerard Piqué cuyo rendimiento está dejando mucho que desear esta temporada. Tampoco lo comprende de un Phillippe Coutinho que acaba de llegar, pero que ya cuenta con muchos privilegios gracias al feeling que le une a Messi y compañía.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad