Cristiano se carga al francés| EFE

Cristiano Ronaldo deja a Dembélé por los suelos con un top secret de Messi

stop

El lío que hay montado con el crack francés del Barça

10 de febrero de 2018 (16:06 CET)

Tiro al hombre. Cristiano Ronaldo no se muerde la lengua. Desde hace semanas, concretamente desde que se concretó el fichaje de Coutinho, un rumor arrasa en el Real Madrid: lo de Ousmane Dembélé y el Barça tiene mal final.

Lo sabe Ronaldo y lo confirma un Zidane con gargantas profundas en la selección gala que conocen de primera mano el drama que vive Dembélé en el Barcelona.

Leo lo sentencia

Messi le pone la cruz. El argentino presionó, con la connivencia de Luis Suárez, para que Coutinho, íntimo del uruguayo en Liverpool, vistiera de azulgrana. El detalle no gustó un pelo Ousmane. Y no era el primero.

Cuentan en el Barça que Dembélé no ha caído en gracia al binomio que manda y corta el bacalao en el equipo/club.

Dembélé se ha arrimado a Digne, Umititi, Paulinho y poco más. Fuera de ahí lo justo. El crack francés no mantiene apenas vínculo con ninguno de los crack del equipo: Piqué, Iniesta, Busquets y los señalados, Messi y Suárez.

Al contrario de lo que ocurriera en el primer año de Neymar, el último fichaje estrella antes del galo, ni el ‘10’ del Barça, ni el charrúa, se han preocupado/ocupado del francés lejos del Camp Nou. Es más: Coutinho ya sabe lo que es degustar un asado en casa de Leo con Suárez y sus mujeres. Dembélé, aseguran desde dentro, no sabe ni dónde vive el crack.

La dupla prefiere a Coutinho

Una realidad a la que se suma otra mayor: Messi y Suárez han dejado claro a Valverde que prefieren a Coutinho formando en el tridente. El juego de Ousmane, un fichaje que en el vestuario se señala como desorbitado por el precio y precipitado en la elección por unas características que no encajan en nada con el ADN Barça, no gusta a la pareja.

Dembélé basa su gracia en la carrera y el Barcelona juega al control. El galo no se asocia, ni combina, ni juega como un Coutinho al que pidieron para levantarle el puesto al francés. Y Ousmane lo sabe. También Zidane. Y un Cristiano Ronaldo que avisa: los días del galo en el Barça están contados.