Cristiano revienta la Liga (y el doblete) del Barça de Messi | EFE

Cristiano Ronaldo revienta la Liga (y el doblete) del Barça de Messi

stop

El portugués deja en evidencia la temporada del conjunto culé y del argentino

29 de abril de 2018 (22:38 CET)

Cayó el octavo doblete. El FC Barcelona se llevó la vigesimoquinta Liga de la historia de la entidad catalana y por octava vez se llevó la competición de la regularidad junto a la Copa del Rey, después de vencer a un Deportivo de la Coruña (2-4) que con esta derrota confirmó su descenso a Segunda División.

Resultado de imagen de deportivo barça

Los blaugrana mostraron un juego en la línea de toda la temporada. Poco vistoso pero fiable y solvente. Andrés Iniesta no estuvo en el once titular en la semana de su despedida, pero sí un Phillippe Coutinho que hizo las veces del manchego y dejó muy buenas sensaciones. Sobre todo gracias al tanto que anotó en el minuto 7 y que encarriló el título para los catalanes.

Lucas Pérez anotó el empate minutos después, pero el colegiado Ricardo de Burgos Bengoetxea lo anuló por un claro fuera de juego. Con el marcador todavía a favor, los blaugrana mantenían el control del partido, pero no lograban batir la portería de Rubén.  Hasta el minuto 38, cuando apareció Leo Messi para anotar el segundo tanto visitante.

El Deportivo no se vino abajo y respondió dos minutos después. Esta vez el gol de Lucas si valió. Y así, con el 1-2, los jugadores enfilaron el camino a los vestuarios.

En la segunda el partido siguió la misma línea, con un Barça dominante pero poco efectivo, y con un Depor que todavía no quería decir adiós a la máxima categoría.

Así lo confirmaron en la segunda, cuando en el 64 Emre Çolak anotó el empate para los locales. Un empate que hacía temblar el doblete blaugrana. Pero de nuevo apareció Messi para marcar el 2-3 que dejaba prácticamente el título sentenciado.

Resultado de imagen de deportivo barça messi

Prácticamente porque cuatro minutos después el argentino anotaba el cuarto. El que servía al '10' culé para firmar su 41º hat trick y para acercarse un poco más a la bota de Oro. Leo está ahora un gol por encima de Mohamed Salah ewn la cabeza d ela clasificación (32 del argentino por 31 del egipcio). 

Un gol, el tercero del delantero, que llegó antes de la ovación de la noche. La que se que llevó Iniesta entrando a tres minutos del final.

Las celebraciones no se hicieron esperar con el pitido del colegiado. El momento fue algo extraño, pues el rival acababa de confirmar el descenso, pero los de Ernesto Valverde no escondieron su alegría con un doblete que convierte en un éxito casi absoluto la primera temporada  del Txingurri al mando del equipo. 

El doblete no es suficiente para el Real Madrid

Pero en el Real Madrid no lo ven de la misma manera. En el vestuario blanco no dan crédito a la euforia desatada en la parroquia culé. No con el equipo blanco con pie y medio en la final de la Champions League y a dos pasos de la Decimotercera.

El Barça, equipo pequeño

Mientras Leo Messi y compañía se partían la cara en Riazor por ganar la Liga, los pesos pesados blancos descansaban este sábado a la espera de la vuelta de las semifinales de la Champions contra el Bayern del próximo martes. Ese es su objetivo. Ser el primer equipo y el único en sumar la tercera Liga de Campeones consecutiva.

Eso es lo que realmente da prestigio a nivel internacional. Lo que otorga los premios individuales a los cracks. No una Liga sin mérito por la que ha peleado solo el Barça.

En este sentido, se comenta en Chamartín que esta Liga no la ha ganado el Barça, la ha perdido el Madrid en noviembre, cuando arrancaron mal en la competición.

Episodio Gattuso

Algunos madridistas recuerdan incluso a Gattuso. El mítico jugador del Milan, que ganó la Champions de 2007 con el club rossonero después de que el Inter de Milan, gran rival, consiguiera el Scudetto, lo resumió todo en un cartel que portaba durante las celebraciones por las calles de la ciudad: “Lo Scudetto mettilo nel culo”.

Gattuso

El Barça, que ya tuvo que celebrar en 2017 con vergüenza la Copa tras el doblete del Madrid, y que se comió la Liga con la Duodécima contra el Atlético en 2016, se enfrenta al mayor de sus miedos: el tres de tres. También Messi.

Cristiano Ronaldo ningunea a Messi un año más

Un Messi que, tal como señalan en la capital, ya puede llevarse la Copa del Rey, la Liga, el Pichichi y la Bota de Oro. Su crack, Cristiano Ronaldo, sabe qué es lo que cuenta para ser el mejor del mundo y ello pasa por brillar en Europa, no quedarse con los trofeos locales y pequeños.

Mientras el de Rosario tenía que correr como un loco para salvar los muebles de un Barça que sin él no hubiera ganado ni contra el antepenúltimo, CR7 se concentraba para firmar otra exhibición contra el Bayern.

Un Messi que, además, verá como el Madrid llega al Camp Nou plantado en la final de la Champions League y que, en todo caso, tendrá que hacerle el pasillo después de haber llegado a una final que hace tres años que ni huele.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad