Confidencial: Lo peor para Messi está por llegar

stop

El astro argentino y su familia reciben amenazas anónimas sobre sus asuntos privados

Las negociaciones secretas del clan Messi

15 de julio de 2016 (12:07 CET)

Leo Messi desconecta en Ibiza. El delantero del Barça intenta olvidarse de un año muy movido y se prepara para otro curso muy exigente. El astro argentino sabe que no ganará el Balón de Oro de 2016, pero lo que más le atormenta es la reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que le condenó a 21 meses de cárcel y una multa de 3,5 millones de euros por fraude fiscal. Messi confía en el recurso que presentará ante el Tribunal Supremo, pero teme que los problemas con la Justicia tengan continuidad.

Según una información de la web Madrid-Barcelona, los Messi han recibido "amenazas anónimas sobre sus asuntos privados", asegurando que la sentencia del juez por fraude fiscal ha sido "la punta del iceberg de una estrategia que amenaza con destruirle y hacerle la vida imposible en España". Al parecer, se trata de "denuncias relacionadas con su empresa opaca en Panamá, que sigue activa y con actividades poco claras de su Fundación relacionadas con partidos benéficos".

Los Messi dudan de todo. De la Justicia española y de su futuro en el Barça. Jorge y Leo Messi han contado con el respaldo del club azulgrana en su contencioso con la Justicia, pero la agresiva campaña de la entidad, bajo el lema #TodosSomosLeoMessi, ha tenido un efecto bumerán.

El Chelsea

Jorge y Leo Messi, según algunas fuentes, podrían tener nuevos problemas judiciales por las actividades de su Fundación. Y por el dinero recaudado durante unos partidos benéficos cuyo destino suscitaba muchas dudas. Algunas fuentes aseguraron incluso que el narcotráfico podía estar detrás de estos amistosos, investigados en Estados Unidos, que se disputaron bajo el lema "Amigos de Messi contra el Resto del mundo".

La familia Messi está muy preocupada y no descarta la salida del futbolista del Barça. De momento, tanto Jorge como Leo callan. Lo que tienen claro es que el delantero nunca jugará en otro club español. Si un día se van de Barcelona, será para fichar en un gran club europeo. Y el que tiene más opciones es el Chelsea.

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad