Claudio Bravo se muerde la lengua con las mentiras de Ter Stegen

stop

El portero alemán sale a la palestra en la previa de la Champions

Marc-André Ter Stegen en Champions | EFE

28 de septiembre de 2016 (17:42 CET)

Se mantiene al margen. Marc-André Ter Stegen fue el protagonista en la rueda de prensa previa al segundo partido de Champions. El portero alemán regresa a la que fue su casa durante cuatro años, por lo que la entidad azulgrana decidió que fuera el germano el jugador que compareciera ante los medios de comunicación. Muchas preguntas le lanzaron al portero titular, pero la espuma subió cuando fue cuestionado por su relación con Claudio Bravo en la recta final del chileno en el Barça.

Ter Stegen le quitó hierro al asunto y no tuvo pelos en la lengua a la hora de afirmar: "Yo siempre lo doy todo en los entrenamientos para ponérselo difícil al entrenador. Siempre tuve una buena relación con Bravo, pero con una dura competencia que nos beneficiaba a ambos. Era una situación difícil de mantener porque ambos queríamos jugar". Según desvelan fuentes cercanas a Bravo, estas declaraciones no habrían caído nada bien al guardameta del Manchester City, ya que era un secreto a voces el hecho de que la relación entre ambos era más que incómoda. Bravo hubiese preferido seguir una temporada más en el club azulgrana, aunque el alemán tensó la cuerda a más no poder.

La forzada decisión de Bravo

Marc-André puso al club culé entre la espada y la pared, ya que no quería estar una temporada más desempeñando un rol secundario. El germano sabía que era el segundo plato, por lo que tomó una decisión, cambiaban las tornas o se marchaba del Camp Nou. Frente a estas pretensiones, el Barça tomó la iniciativa y decidió marcar al joven portero como 'intransferible'. Este paso hacia adelante dejó en la palestra a Bravo, ya que el experimentado guardameta intuía que iba a ser relegado al banquillo. A sus 33 años, pasar una temporada en la recámara le hubiese dejado fuera de juego.

Sin embargo, parece que Marc-Anrdré no quiso dar tregua a esta versión y se apresuró a afirmar: "Los dos queríamos jugar. La situación era difícil y, al final, él encontró una solución que le va mejor,  y así ha quedado el tema. Solo puedo decir que yo estoy en el Barça y no quiero pensar en otros equipos. Estoy muy contento aquí". Estas declaraciones dejan a Bravo en evidencia, pero desde el otro lado del charco, el chileno prefiere no entrar al trapo

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad