Claudio Bravo despelleja a Ter Stegen

stop

Las declaraciones que destapan la realidad

Claudio Bravo celebra la victoria del Barça sobre el Valencia; colaboró con dos grandes paradas | EFE

25 de agosto de 2016 (12:16 CET)

Tiran de la manta. Mientras estuvo en el FC Barcelona nunca tuvo una mala respuesta ni una declaración fuera de lugar. Claudio Bravo defendió la portería como un auténtico guerrero y se limitó a los temas deportivos. De hecho, durante su paso de dos años por el club culé, el chileno se hizo un hueco privilegiado en el vestuario barcelonista, ya que logró ganarse la confianza personal y deportiva de sus compañeros y del cuerpo técnico.

Sin embargo, no todo era oro lo que relucía. Las sospechas han sido confirmadas. Como viene publicando GOL desde inicio de año, la relación entre Bravo y Ter Stegen era más que tensa. El guardameta sudamericano se mordió la lengua y dejó el equipo sin hacer saltar la polémica, pero inevitablemente un día u otro saldría a la luz la realidad.

Julio Rodríguez toma la palabra

En este caso, las declaraciones han llegado en boca de Julio Rodríguez. El preparador físico de porteros del Colo Colo ha salido a la palestra para defender la marchar de su compatriota. Y es que Rodríguez es un íntimo amigo de la familia Bravo. De hecho, el propio Claudio no ha roto su silencio, pero lo que sí que es cierto es que el entrenador no hablaría en público sin el consentimiento de su amigo. Del mismo modo, la única intención de Julio ha sido dar visibilidad a la versión de su compatriota.

En declaraciones al Canal 24 horas de Chile, el preparador físico afirmó: "Hay que ser leal y respetuoso y siempre, pero siempre, apoyar al compañero que te toca. La mala relación que Claudio tuvo con Ter Stegen fue un factor más que lo terminó molestando, hasta hacerlo partir". Y es que a Bravo no le hacía ningún tipo de gracia la actitud de Ter Stegen. El alemán forzó una situación más que incomoda y declaró la guerra en la portería culé poniendo entre la espada y la pared al club azulgrana. De hecho, tal como desvela Sport, con sus polémicas declaraciones reclamando la titularidad y con sus continuas visitas a los despachos de los directivos, Marc-André logró damnificar al chileno.

El guardameta sudamericano no pudo aguantar la tensión y cuando conoció el interés de Pep Guardiola vio el cielo abierto: "A esta altura de su carrera (33 años) decidió triunfar en todos los frentes. Ningún desafío le queda grandes. Cuando lo llamó Guardiola no se lo pensó dos veces, se algo que va más allá de la plata que te paguen", declaró Julio Rodríguez.

Al fin y al cabo una guerra fría en la portería que ha acabado dejando a una gran estrella fuera del club azulgrana. Sin embargo, los máximos perjudicados de esta situación son los barcelonistas que han perdido una pieza clave de su once titular

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad