Caras largas de un crack del Barça en San Mamés 

stop

El gran señalado de Luis Enrique

Leo Messi en San Mamés

29 de agosto de 2016 (11:52 CET)

El FC Barcelona superó la primera gran prueba. El conjunto azulgrana viajó a San Mamés con la inseguridad de enfrentarse a uno de los rivales más incomodos de esta Liga Santander. Los hombres de Luis Enrique Martínez hicieron el trabajo esperado y se llevaron los tres puntos de La Catedral. Lo lograron con un marcador más que ajustado (0-1), aunque dejando buenas sensaciones a los aficionados culés.

Sin embargo, la victoria tuvo un sabor agridulce para un peso pesado del vestuario. Y es que el pasado domingo Javier Mascherano volvió a ser suplente. El argentino y Gerard Piqué han sido durante los últimos años la pareja de centrales excelencia en el Camp Nou. Sin embargo, con la entrada de los nuevos fichajes, las tornas han cambiado. El jefecito ha perdido su titularidad en el eje de la defensa en detrimento a Samuel Umtiti.

Mascherano vio el partido desde el banquillo

Luis Enrique decidió alienar al internacional francés junto a Piqué en la primera cita liguera. Mascherano cayó de la convocatoria del partido ante el Betis, ya que sufrió una elongación del bíceps femoral de la pierna derecha en la recta final del partido de la Supercopa de España y no se había recuperado. Ahora bien, para este segundo encuentro, el argentino se encontraba en condiciones para recuperar su titularidad. Sin embargo, Lucho decidió incluirlo en la convocatoria, pero no alinearlo en el once titular. Masche fue un observador más frente al Athletic.

Para el entrenador asturiano, Umtiti aprobó con nota las dos pruebas, por lo que el regreso del jefecito parece que se complica. Y es que esta situación no ha sentado nada bien al futbolista argentino. Mascherano aceptó jugar como central, mientras que su posición natural es la de pivote, sin embargo sentía que junto a Piqué se había ganado un lugar privilegiado. Ahora, con el aterrizaje del francés, su posición está en duda. La última palabra la tiene Luis Enrique, aunque pintan bastos para el argentino. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad