André Gomes tiene los días contados en el Camp Nou | EFE

André Gomes negocia su salida del Barça con un grande de la Premier

stop

El portugués espera cambiar su rumbo en el mercado invernal

19 de septiembre de 2017 (17:10 CET)

La salida de André Gomes estuvo prácticamente cerrada durante el verano, pero las altas exigencias azulgranas imposibilitaron la operación. El portugués llegó hace una temporada por 35 millones de euros y el Barça quería recuperar la inversión.

Gomes fue uno de los fichajes estrella del verano y venía con un aura de ilusión. Según la información aireada por el club, le habían convencido de que dijera “no” al Real Madrid para sumarse al proyecto de Luis Enrique.

Su rendimiento, no obstante, no fue el esperado y a pesar de las múltiples oportunidades y confianza ciega que le profesaba el asturiano, Gomes no logró mostrar su calidad. La afición barcelonista y parte del vestuario le puso la cruz y su situación no mejoró con Ernesto Valverde.

El Txingurri dio la alternativa a Gomes ante el Real Madrid en la Supercopa de España y la actuación del luso volvió a ser una decepción. Desde entonces, ha desaparecido del equipo y Paulinho ya le ha adelantado en las rotaciones.

Una oferta que ya fue rechazada

Uno de los equipos que más se interesó por André Gomes durante el verano, y con quien Jorge Mendes quiso forzar un acuerdo el mismo 31 de agosto, fue el Tottenham Hotspur de Mauricio Pochettino.

El entrenador argentino cree que la zancada y capacidad de desborde del centrocampista encajarían perfectamente en el estilo de juego de su equipo. Los espacios de la Premier League impulsarían a un futbolista que se ahoga en el juego de toque culé.

Los diarios británicos The Sun y Daily Mail se han hecho eco del contraataque del Tottenham por Gomes y el movimiento podría cerrarse en enero. Ante la evidencia de que será imposible recuperar la totalidad del dinero invertido, el Barça puede aceptar la oferta británica que ya rechazó en verano.

Las opciones que ha planteado el club londinense son una compra por 22 millones de euros o una cesión. En las oficinas del Camp Nou prefieren decantarse por la segunda opción con la esperanza de que una buena temporada y su participación en el Mundial revaloricen al luso.