Piqué celebra el título de Liga del Barça | EFE

“Ándate con ojo”. Aviso a Piqué (y a Shakira)

stop

El futbolista del Barça se mete en un nuevo lío

11 de julio de 2018 (20:04 CET)

El fichaje de Clement Lenglet por el FC Barcelona ya es una realidad. El club catalán depositó este mismo miércoles el importe de su cláusula de rescisión en la Liga de Fútbol Profesional y anunciará su llegada en cuestión de horas. 

El central francés del Sevilla  quedará desligado del club andaluz de un momento a otro. De hecho, este miércoles ni siquiera se entrenó con sus compañeros de Nervión

Joaquín Caparrós, director deportivo del Sevilla, ya explicó hace unos días que no lo iban a traspasar, pero de su forma de hablar se extraía que la operación estaba casi cerrada. También lo dio a entender así el nuevo técnico, Pablo Machín

El coste del jugador de 23 años es, por tanto, el valor de su cláusula de rescisión: 35 millones de euros. Hay que recordar que los andaluces lo ficharon tan solo un año antes del Nancy por tan solo 5,4 millones

La cantidad pagada por Lenglet se suma a los 30 millones (con otros nueve en variables) pagados por Arthur Melo. Los dos primeros fichajes del nuevo Barça de Ernesto Valverde ya son una realidad. 

Lenglet llega para competir con Piqué

Con su incorporación, a priori, se pretende tener en el equipo a un tercer central de garantías, después de que Yerry Mina no haya convencido a los responsables, y de las continuas lesiones de Thomas Vermaelen, que no le han permitido tener la continuidad necesaria para convertirse en una pieza clave.

Sin embargo, en el Barça quieren a Lenglet para otra cosa. Los mandatarios esperan que el galo llegue también para cometir por un puesto en el centro de la zaga. Pero no con Samuel Umtiti, indiscutible, sino con Gerard Piqué.

La edad no perdona y la imagen que ha dejado el central catalán con la selección española antes de abandonar la Roja, sumada a su facilidad para generar polémicas y conflictos le sitúan en el punto de mira. 

En el Barça no tragan a Piqué

Asimismo, en la junta azulgrana no tragan al defensa, al que no perdonan lo ocurrido con Antoine Giezmann, así como el famoso “se queda” que colgó en Twitter el pasado verano, refiriéndose al futuro de Neymar. Y que tan mal le salió. 

Tampoco aguantan sus salidas de tono y sus aires de presidente. Ya son varias las veces que el jugador ha intentado dejar retratados a los directivos. El que fuera artífice del contrato de patrocinio de Rakuten escuece entre los miembros de la junta, que quieren protagonismo. “Ándate con ojo”, avisan al catalán desde su entorno cercano.

Y es que su situación de intocable en el Barça podría cambiar drásticamente, lo que le obligará a ganarse el puesto y pelearlo de forma feroz. Ello podría afectar directamente a su vida personal.

Shakira también está en el lío

El jugador no aguantará ser suplente en el equipo catalán y no dudará en hacer las maletas si deja de ser la referencia en la retaguardia. En el pasado, Piqué ya desveló que se había planteado la retirada porque tiene otras muchas inquietudes. 

Un panorama que podría repercutir directamente en la relación que mantiene con Shakira. Será la colombiana la que tenga que aguantar los malos humos del futbolista y la que tendrá que irse de Barcelona si finalmente se produjera la salida del central.

Aunque lo cierto es que la colombia lleva mucho tiempo esperando el momento para salir de la capital catalana. Su mayor deseo es que Piqué fiche por un club de la MLS y poderse trasladar unos años a Estados Unidos

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad