¡Alerta Barça! La MSN dispara todas las alarmas

stop

En el club se extiende una ola de preocupación en torno a Messi, Luis Suárez y Neymar

Messi elige al cuarto hombre para el ataque del Barça

08 de agosto de 2016 (11:00 CET)

Se han disparado todas las alarmas en el Barça. En la directiva del club reina la preocupación. Quizás sea solo una cuestión de feelings, pero varios directivos y ejecutivos han detectado que algo no marcha bien. Las estrellas del equipo no desprenden la alegría que solía caracterizarlas. Leo Messi y Luis Suárez están desconectados, apagados. Neymar, por su parte, está viviendo un auténtico calvario en Brasil –empieza a tener los síntomas del de sufre Messi con Argentina– que le tiene en vilo.

La situación que afecta al brasileño no tiene buena pinta. La selección de Brasil sigue sin encontrar su juego y ha sido incapaz de marcar ningún gol ante selecciones muy inferiores a priori: Sudáfrica e Irak. La gota que colmó el vaso vino cuando el público brasileño –evidentemente es mayoría en los Juegos de Río– empezó a corear el nombre de Marta durante el partido. Marta es la capitana de la selección femenina de fútbol, autora de dos goles en el 5-1 contra Suecia.

Síntomas de desgaste

Era un cántico burlón, como dando a entender que ella sí que ejerce de capitana como es debido, liderando a la selección. Neymar, en cambio, no ha demostrado estar a la altura de las expectativas por el momento. Y es que la medalla de oro en fútbol es una de las principales aspiraciones de Brasil en estos Juegos Olímpicos. En el Barça empiezan a estar preocupados y se ha extendido un pequeño comentario por las oficinas: "Se incorporará tarde al equipo y encima preocupado".

El momento que atraviesan Messi y Suárez también asusta. En tres partidos amistosos, tan solo han conseguido anotar un gol: fue el uruguayo contra el Leicester, y a trompicones. La abultada derrota contra el Liverpool ha dejado malas sensaciones. Lo cierto es que Messi estuvo muy discreto y no transmite ese espíritu ganador ni el hambre que suele caracterizarlo. Es pretemporada y todavía es pronto, pero se intuyen síntomas de desgaste. Dos cracks deprimidos no es la mejor receta. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad