Ahora sí: Messi se pone muy serio en el Barça (tres exigencias bestiales o se va)

stop

El astro argentino está cansado de la falta de profesionalidad de algunas personas

El Barça se juega seguir vivo en la Liga ante la Real Sociedad | EFE

20 de febrero de 2017 (20:53 CET)

Avisa pero no señala. Leo Messi está harto y esta semana ha expresado un tremendo malestar a su entorno, su familia y los jugadores más cercanos.

Los mejores amigos de Messi en el equipo son Luis Suárez, Javier Mascherano y Gerard Piqué. También mantiene una sana relación con el capitán, Andrés Iniesta.

A todos ellos les ha dado parte de lo que pasa por su cabeza. Alicaído, el crack ni siquiera celebró el gol que sirvió para ganar al Leganés. Está traumatizado por la debacle de París.

Tanto es así que el delantero se ha puesto serio. No tiene claro cuál es el problema, pero cada vez más opina que es una cuestión de fondo. Algo de raíz.

Messi considera que hay ciertas cosas que se vienen haciendo mal en el club y, concretamente, en el equipo. Malos vicios que se arrastran y deben ser fumigados.

La primera parcela a la que señala Messi es la dirección deportiva, ya que entiende que los fichajes realizados han sido un claro error. Hay que hacer limpieza del vestuario.

Esta es la primera medida que exige el crack. Los que no sirven, que se vayan. El Barça no se puede permitir tener a tantos futbolistas mediocres. Y ello incluye a Luis Enrique Martínez. Cree que el vestuario necesita oxigenarse con un cambio urgente.

Dos fichajes urgentes

La segunda exigencia de Messi pasa por renovar la plantilla con nuevos cracks. No se trata de firmar un aluvión de fichajes, sino de hilar más fino. Hay que detectar el ADN Barça y saber elegir un buen centrocampista, además de un lateral derecho.

Messi considera que las vacantes que dejaron Dani Alves y Xavi Hernández todavía no han sido cubiertas. Además se solidariza con Rakitic, que ha vivido un calvario. Muchos compañeros confían en la recuperación del croata para afrontar la vuelta contra el PSG.

Por último, Messi reclama otro aumento salarial. El astro de Rosario quiere ser el futbolista mejor pagado del mundo y exige que Cristiano Ronaldo ni le tosa.

Si no se cumplen estos tres requisitos, el crack amenazará con cambiar de aires. Al parecer, tiene suculentas ofertas sobre la mesa.

La más potente proviene del PSG, un equipo ideal para sellar un retiro dorado y seguir peleando por la Champions. Han demostrado que equipo para hacerlo, tienen de sobra. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad