Leo Messi| EFE

¡A tortas con Messi en el Barça! Más basura. ¡Sale esto! Quique Setién lo manda para casa. Última hora

stop

El vestuario culé es un polvorín a punto de estallar

05 de marzo de 2020 (12:14 CET)

Bajan aguas muy turbias en el FC Barcelona. El vestuario es un polvorín a punto de estallar. Quique Setién no da abasto con los frentes abiertos que tiene con el equipo y el descontrol del mismo. El entrenador no es esperaba un panorama tan terrorífico cuando aceptó coger las riendas del equipo.

En Diario Gol ya recogimos este miércoles las valoraciones que estaba haciendo Marc-André ter Stegen para abandonar el club el próximo verano. El meta está harto de la poca exigencia que existe entre los miembros de la plantilla. De la desidia que muestran algunos pesos pesados. Y en su entorno ya son conscientes de su mosqueo con una buena parte del vestuario. Y es que el único que también está mostrando una alta profesionalidad es Frenkie de Jong.

Ter Stegen hace saltar las alarmas

“No sé si el año que viene estaré en el Barça”, alegó el cancerbero como motivo de su negativa a un periodista que le propuso escribir una biografía. Y es que el meta empieza a considerar que está tirando sus mejores años como profesional a la basura. Se las prometía muy felices cuando en su primer año ganó el triplete, pero empieza a sentir que aquello solo fue flor de un día y que le esperan años oscuros al equipo culé. Un panorama que dificultará que pueda conseguir su máximo objetivo: ser titular en la Selección de Alemania.

Quique Setién lo manda para casa

Pero Ter Stegen no es el único que está sufriendo la influencia de los pesos pesados. Y en DG ya nos hicimos eco del primer episodio desagradable con el que se encontró Quique Setién cuando aterrizó en can Barça.

Durante uno de los primeros entrenamientos del cántabro, Riqui Puig le hizo un caño a Leo Messi. Un gesto que el argentino se tomó como una vacilada. Y curiosamente desde entonces el joven canterano ha desaparecido de los planes del míster.

Riqui Puig y Leo Messi | EFE

A su llegada, Setién remarcó que contaba con el crack catalán. Pero lo único cierto es que, desde la llegada de Quique, Riqui solo ha disputado 19 minutos contra el Granada y 3 contra el Levante. En el siguiente choque contra el Real Betis se quedó en el banquillo y a partir de ahí ha desaparecido por completo. No ha vuelto a ser convocado por el técnico. Un episodio que demuestra el poder que tiene el astro de Rosario en la plantilla, que no terminó a tortas con Puig por la intervención de otros compañeros que frenaron al argentino.

Lío con Jordi Alba y Junior Firpo

Como el de la titularidad de Jordi Alba, que recibió el alta el mismo fin de semana del Clásico y fue titular. Cuentan que el de L’Hospitalet, a pesar de no estar al 100%, presionó a Setién para que lo convocara.

Pero ojo, porque aunque Alba no hubiera estado bien, el míster lo tendría que haber tenido que alinear. El motivo es que Junior Firpo estaba castigado por un acto de indisciplina. Al parecer, el lateral participó en una carrera de karts y se lesionó en la mano izquierda. El defensa habría llegado al entreno con la mano inflamada y con heridas. El futbolista alega que sufrió la lesión en un entrenamiento, pero lo cierto es que en la sesión en la que presuntamente la habría padecido, ya apareció con vendas desde el primer minuto. Es decir, la lesión, indiscutiblemente, era de antes.

Arthur y su indisciplina

Los episodios de indisciplina se trasladan también a Arthur. El brasileño no se pierde ni una de las fiestas que organiza Neymar cuando visita Barcelona. Y tampoco las que el ex del Barça se monta en París. Arthur no tiene problemas en coger un avión y desplazarse a la capital francesa. Aunque al cabo de 48 horas tenga partido, como ocurrió en el cumpleaños de Ney.

Arthur y Neymar

Un Arthur que tampoco tuvo reparos en irse a practicar snowboard a Andorra con Neto, una actividad completamente prohibida por el club. Como la carrera de karts en la que participó Junior.

Gerard Piqué, a lo suyo

Y también como el montar a caballo, algo que recientemente hizo Gerard Piqué recientemente, y de lo que además presumía en las redes sociales.

Gerard Pique y Shakira caballo

Un Piqué del que en el club empiezan a estar más que hartos. De sus viajes relacionados con la Copa Davis o con su puesto como presidente del Andorra. Por no hablar de los desencuentros con los Mossos d’Esquadra o la Guàrdia Urbana de Barcelona en sus salidas nocturnas. O sus escapadas a PortAventura a dos días de un partido.

División en el vestuario

Y es que son muchos los miembros del núcleo duro del vestuario culé que van a la suya, y que muestran un compromiso nulo con la entidad y con el equipo. Todo ello sazonado con una división preocupante del grupo.

Por un lado, los franceses Samuel Umiti, Clement Lenglet y Ousmane Dembélé, que apoyan a un Antoine Griezmann que sigue sin ser bienvenido en el vestuario por un Messi y un Suárez que siguen imponiendo sus intereses. Por otro, los españoles Jordi Alba y Sergio Busquets, que encabezan el clan de los españoles.

Aunque en este último no entra Piqué. El catalán está inmerso en sus negocios y para él el Barça ha pasado a un segundo plano.  Y mientras tanto, Arthur, Neto, Semedo y Arturo Vidal van pasando los días. Si los demás no muestran compromiso, ¿para qué lo van a hacer ellos?

Eder Sarabia paga los platos rotos

Y por si fuera poco, la escenita de Eder Sarabia en el Santiago Bernabéu no ayuda nada. A los cracks no les ha gustado un pelo que el segundo entrenador los deje en evidencia. Aunque más preocupante es que los responsables del club hayan solicitado una reunión con el míster para contextualizar todo lo que dijo desde el banquillo en el Clásico. Y es que ello no hace más que demostrar el poder que los jugadores han tomado en el vestuario.

Sigue la Premier League en DAZN

 ¡Suscríbete ahora en DAZN si  quieres ver en vivo y en exclusiva toda la Premier League, la Copa del Rey, Moto GP y la Euroliga. Pulsa aquí y date de alta para empezar el mes gratis.

Dazn Banner

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad