La forma más sana de cocinar las patatas fritas

Esta es la manera más sana y saludable de cocinar las patatas fritas

Fotografía: La forma más sana de cocinar las patatas fritas
Fotografía: La forma más sana de cocinar las patatas fritas

Es de sobras conocido que la patata forma parte del día a día en cuanto a alimentación de muchos en nuestro país. Y es que este tubérculo puede ser cocinado y comido de muchas maneras: frito, al horno, al vapor, cocidas…

Sin embargo, suele ser habitual que en muchas casa se opte por hacer patatas fritas para acompañar carne o pescado. En este sentido, es Elena Toledano, dietista-nutricionista de Instituto Centta de Madrid, la que ha apuntado en El Español cuál es la forma más sana de cocinar patatas fritas.

“Siempre que podamos escoger, lo ideal sería freírlas con aceite de oliva virgen y evitar al máximo utilizar aceite sobrantes de otras frituras o aceites refinados de girasol o de palma, aunque en general deberíamos dejar el hábito de reutilizar el aceite para freír”, apunta Toledano.

Patatas fritas
Patatas fritas

Las patatas, un alimenta saludable

Una Toledano que, eso sí, indica que la patata en sí es un alimento muy saludable y que puede se más o menos sano dependiendo de cómo se cocina. “Es muy interesante a nivel nutricional porque nos aporta hidratos de carbono complejos, vitaminas y minerales esenciales. Es incluso recomendable consumirlas con la piel para aprovechar toda la fibra, pero con un previo lavado”, cuenta la nutricionista.

Y va más allá: “El modo de cocinado determinará si este alimento puede generar un aumento de grasa a largo plazo. Con esto queremos decir que un alimento, en este caso la patata, no engorda de por sí solo, sino que su forma de cocinado, acompañamiento y frecuencia de consumo pueden ser los que realmente generen cambios”.

Es más, según Toledano, podemos comer patatas todos los días. Eso sí, como acompañamiento: “si tomamos unas patatas al horno con verdura y salmón, aliñadas con especias al gusto, lo más importante es que la verdura escogida conforme, al menos, un 50% de nuestro plato, siendo un 25% para el salmón y otro 25% para la patata”.

Publicidad