El sillón ‘low cost’ de Ikea que ahora se venden por 55.000 euros

El producto de la fábrica sueca Ikea que nació como un mueble de bajo coste que se paga miles de euros

Ikea
Ikea

Una de las características de Ikea es ser una tienda de muebles low cost sin tener que escatimar en la calidad de sus productos. No obstante, la fábrica sueca también cuenta con productos que con el paso de los años se han convertido en caprichos de lujo, como las butacas valoradas en 55.000 euros que te presentamos a continuación.

El secreto de Ikea

Uno de los máximos valores de Ikea es ser una tienda de muebles y de decoración low cost. Algo que consiguen sin tener que renunciar a un ápice de la calidad de sus productos. El secreto está en la forma en cómo venden los muebles. Al estar desmontados y ocupar el menor espacio posible, consiguen ahorrar mucho dinero en el transporte. A ello se suma que el montaje corre a cargo del cliente, con lo que éste se ahorra las costosas manos de obra de los técnicos.

Pero no todos los muebles de Ikea son tan baratos como los que vemos actualmente en las tiendas. Y con lo que te vamos a contar a continuación, quizás decidas guardar en el armario alguno de los productos que has adquirido últimamente de la tienda sueca.

La empresa, fundada por Ingvar Kamprad en 1943, ha recurrido a lo largo de los años a la inventiva de algunos diseñadores reconocidos para crear sus productos, lo que ha hecho que con el paso de los años estos diseños se hayan revalorizado en gran medida. Por ejemplo, las butacas que te presentamos a continuación.

Las butacas de los 55.000 euros

Se trata del Sillón Ake o Muslingestol, un producto lanzado en los años 50 y que a priori fue diseñado por el danés Philip Arctander en 1944. Aunque hay quien dice que en realidad fue creado directamente por Ikea basándose en la la silla Muslingestol que ya había diseñado el mencionado Arctander.

Sillón Ake o Muslingestol
Sillón Ake o Muslingestol

Actualmente es conocido como clam chair, al dar la sensación de envolver como una almeja (clam en inglés), y está tapizada en piel de oveja. Se completa con unas patas de madera. Su precio en su momento era muy comedido, pero hoy en día se ha revalorizado hasta los, atención, 55.000 euros por cada dos butacas.