Zidane tiene ocho 'patatas calientes' en el Real Madrid (y una quema mucho)

stop

El entrenador galo se mete en una encrucijada

La nueva lista de la compra de Zidane para el Madrid (y tres sorpresas) | EFE

16 de julio de 2017 (14:10 CET)

Zinedine Zidane tiene un problema. Y gordo. Ha metido ocho patatas calientes en el horno del Santiago Bernabéu. Y están a punto de quemarse.

El entrenador del Real Madrid deberá lidiar con un dilema de cara a la próxima temporada: un tremendo overbooking en el centro del campo.

Ni hecho aposta. Es saber que el Barça tiene un problema con la media y parece que Florentino Pérez se empeñe en complicarlo fichando a todo lo que puede.

Se llevó a Marco Asensio primero. Y, este verano, ha contratado a Dani Ceballos. Dos fichajes low cost, especialmente el primero, teniendo en cuenta lo que pueden llegar a ser.

La llegada de Ceballos, junto al regreso de Marcos Llorente, apuntalan la medular blanca. Zidane tendrá posibilidades infinitas.

El técnico blanco podrá jugar perfectamente con sus sistemas preferidos, el 4-4-2 y el 4-3-3 con la posibilidad de desplegar hombres de banda o un arsenal de centrocampistas. En función de las necesidades.

Dura competencia

A los dos fichajes se suman los nombres que ya estaban: Modric, Kroos, Casemiro –presuntos titulares–, Isco, Kovacic y el propio Asensio.

Este último, en realidad, cuenta más para jugar por banda izquierda, la de Cristiano Ronaldo. El luso irá perdiendo protagonismo este curso.

El rol del mallorquín será similar al de Lucas Vázquez, relevo habitual de Gareth Bale en la banda derecha. ¿Pero qué pasa con los otros?

Kroos, Modric y Casemiro son los teóricos titulares. Isco, Kovacic, Ceballos y Llorente los que morderán por un sitio en el esquema.

Pero especialmente preocupante es el caso de Isco. Sus rivales directos son Modric, en el 4-3-3 y Bale en el 4-4-2. Pero el malagueño está cansado.

Isco considera que ya se ha ganado de sobras el rol titular. Pero Zidane se niega a dárselo. Mientras tanto, el Barça –su Barça, porque es el equipo al que apoyaba siendo más joven– va como loco por un jugador de sus característiscas.

El caso Isco está al rojo vivo. Zidane y Florentino se pueden quemar.