Termina la tregua entre los clubes deportivos y la Seguridad Social

stop

La Ley de apoyo a los emprendedores busca eximir de cotización a las retribuciones inferiores al salario mínimo interprofesional

30 de septiembre de 2013 (20:28 CET)

Este lunes 30 de septiembre termina la prórroga acordada entre la Generalitat de Catalunya y la Seguridad Social. Una comisión liderada por Iván Tibau, Secretari General de l'Esport, y compuesta por la UFEC y las federaciones catalanas de fútbol y natación selló en junio un pacto temporal de no agresión para dar tiempo a las entidades deportivas catalanas a regularizar su situación laboral.

Pasado este periodo de tiempo, en teoría, la Seguridad Social podría retomar las inspecciones que tanto revuelo han causado en los últimos meses. Muchas entidades deportivas se han visto contra las cuerdas tras recibir elevadas sanciones económicas. El caso más sangrante es el del AE Prat, que arrastra una multa de 800.000 euros sin medios suficientes para afrontarla.

Aunque ha terminado la tregua, los clubes todavía pueden respirar con cierto alivio. La enmienda propuesta a la recientemente aprobada Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización otorga cuatro meses más a las entidades para regularizar su situación. La citada enmienda busca eximir de cotización a las retribuciones que sean inferiores al salario mínimo interprofesional.

Sin carácter retroactivo

Así lo expone textualmente la 16ª disposición adicional de la mentada Ley: "En el plazo de cuatro meses desde la aprobación de la presente Ley, el Gobierno procederá a realizar un estudio de la naturaleza de la relación jurídica y, en su caso, encuadramiento en el campo de aplicación de la Seguridad Social de la actividad desarrollada en clubs y entidades deportivas sin ánimo de lucro que pueda considerarse marginal y no constitutivo de medio fundamental de vida".

La mala noticia es para los clubes que ya fueron sancionados. Las multas impuestas no tienen marcha atrás y, por tanto, las entidades afectadas tendrán que hacer frente a los pagos con sus propios recursos. El alivio es para todas las otras entidades que corrían el riesgo de sufrir las inspecciones y consiguientes multas. Y es que el voluntariado es una realidad totalmente asentada en el deporte catalán y español.