Pep Guardiola destroza al Barça

stop

La eliminación del Manchester City en la Champions desata la furia del entrenador

Pep Guardiola negocia con un jugador del Barça | EFE

18 de marzo de 2017 (11:53 CET)

Mucho se ha escrito y comentado sobre la prematura eliminación de Pep Guardiola en la Champions League. El técnico catalán está en el centro de todas las dianas.

Curiosamente, desde donde más se han cebado con el de Santpedor ha sido desde Barcelona, su ciudad. Más, incluso, que desde Madrid, donde no lo pueden ni ver.

En la capital catalana hay muchos que también lo tienen atragantado. Especialmente algún diario deportivo con buenas conexiones.

Pero no solo la prensa machaca al técnico. También desde el vestuario han surgido numerosos mensajes incendiarios contra Pep. Muy pocos de ánimo.

Sus relaciones con los cracks del Barça se han ido deteriorando con los años. Mantiene trato con unos pocos –Busquets e Iniesta, principalmente–, pero en cuenta gotas.

Otros pesos pesados del Barça, en cambio, acabaron a matar con él. Y aunque siempre hablan con mutuo respeto de cara a la galería por todo lo que vivieron juntos, no pierden ocasión de apuñalarse en privado.

Han llegado mensajes a oídos de Guardiola muy poco gratificantes tras caer, humillado, contra el Mónaco. Muchos le estaban esperando, porque es la primera vez en ocho temporadas que no alcanza las semifinales de la competición europea.

Los recados de Guardiola

Pep, en cambio, fue un señor cuando el Barça estaba a punto de ser eliminado por el PSG. Aunque personalizó casi todo en Luis Enrique.

Los guiños constantes de Guardiola a su homólogo en el Barça, sin valorar tanto la calidad de los jugadores –que no deja de ser una forma de colgarse también medallas a sí mismo– es una de las cosas que más molestan en el vestuario del Barça.

Por ello, al ser apeado con el City, se desataron los comentarios más hirientes. "Con otros jugadores ya no es tan fácil", dijo alguien en el vestuario.

Y Guardiola ha pasado a la carga. En conversaciones con gente de su confianza en Barcelona ha dado a entender que el Barça tampoco está para ganar la competición.

Logró superar el escollo contra el PSG de forma épica, pero el equipo arrastra una dinámica que le acabará pasando factura. Ve al Bayern más fuerte. Y ojo: advierte que el Atlético de Madrid es el gran tapado. El destino le debe una.

Pep avisa a los que se alegran en el vestuario del Barça, que no son pocos, por la eliminación del City: el Barça tampoco ganará la Champions