Messi mete a un jugador del Barça en la nevera ("Y en verano a la calle")

stop

El gran señalado con la salida de Luis Enrique

El Barça y Leo Messi se imponen ante el Sporting en el Camp Nou | EFE

30 de marzo de 2017 (19:04 CET)

En la puerta de salida. Con la ventana de compras y ventas estival a un paso, los diferentes equipos ya trabajan en clave 2017-18. Bajo total secretismo y con máxima discreción, las secretarías técnicas mueven hilos para transformar las plantillas actuales.

En el FC Barcelona, el primer gran cambio ya está confirmado. Luis Enrique Martínez confirmó hace unas semanas que no continuará al frente del cuadro culé la próxima temporada.

Así pues, con el primer plato fuerte servido, los responsables azulgranas deberán configurar un nuevo proyecto. Apuntalar  a los cracks más veteranos del equipo y encontrar un capitán de primer nivel son los dos objetivos básicos.

El gran damnificado

Esta salida de Lucho también deja otros objetivos en el tintero. Y es que el gran protegido del técnico asturiano queda en la palestra. André Gomes es el gran fichaje del entrenador culé.

El portugués fue escogido por Luis Enrique en la pasada campaña de compras estival, pero el compatriota de Cristiano Ronaldo no se ha adaptado al equipo. Los pesos pesados no se entienden con el centrocampista sobre el césped.

André no sigue el estilo de juego del Barça, por lo que la MSN se resiente. No cocina asistencias como otros centrocampistas de la casa; no se ha acoplado. Cuando entra al terreno de juego, se nota.

Por ello, la opinión de los 'capos' del cuadro barcelonista es clara: necesitan otro refuerzo para la medular, ya que Gomes está verde para entrar en el once titular. Con Messi como abanderado, los barcelonistas prefieren que sea Arda Turan el que se quede como refuerzo.

La reacción de la familia culé

Por su parte, parece que desde el club catalán quieren evitar su salida. Han marcado el primer año como adaptación y quieren darle un voto de confianza. Las cifras que llegan por el luso no están a la altura, por lo que nadie pone lo que costó hace medio año.

Las reacciones del barcelonismo no han tardado en llegar tampoco. Y es que una parte importante del barcelonismo prefiere venderlo y comprar a otro centrocampista de primer nivel. Los comentarios no dejan de hacerse notar con un mismo común: "Y en verano a la calle".

Tiempo al tiempo, aunque la situación de André no parece que vaya a mejorar. Pintan bastos.