La tomadura de pelo más bestia de McLaren a Fernando Alonso ("Si tuviera dónde ir se iría mañana")

stop

En Woking se ríen de la indignación del asturiano

El nuevo McLaren-Honda MCL32 de Fernando Alonso verá la luz el 24 de febrero| EFE

11 de enero de 2017 (11:03 CET)

Hace años que le prometen un monoplaza competitivo pero apenas se notan las mejoras de una temporada a la siguiente. Dos temporadas en las que el sufrimiento ha sido el protagonista y la frustración la sensación más común entre todos los miembros del equipo.

Fernando Alonso afronta el tercer y último año de su contrato con McLaren-Honda con la esperanza de mejorar en gran medida los resultados de los anteriores. Al menos así se lo han prometido en la escudería.

Mejoras insuficientes

En el primer año del asturiano las cosas no pudieron ir peor en el equipo de Woking. Mejoraron el año pasado y lograron entrar en los puntos en 13 de las 21 carreras disputadas. Se notaron las mejoras pero lo cierto es que no era muy difícil superar lo anterior.

En la escudería esperan dar un salto hacia adelante en esta temporada pero el director ejecutivo de McLaren, Zak Brown, quiso frenar la euforia. "Podemos aspirar al Mundial pero no esta temporada. Hablamos de finales de esta década", dijo sobre las opciones de la compañía británica.

Estas declaraciones no gustaron nada a Fernando, que tiene puestas las esperanzas en el presente curso. 

Decepción y desengaño

El español quería culminar su contrato con una buena campaña que le abriera las puertas de nuevo en un equipo ganador. Complicado.

Las expectativas de McLaren vuelven a rozar la mediocridad. El asturiano pidió explicaciones a los dirigentes de la escudería británica y amenazó con irse durante los 'tonteos' con Mercedes. Fernando exige un volante ganador y un monoplaza de verdad, y no tener que esperar años. 

En Woking juegan sus cartas. Saben que Alonso no se irá, al menos este año. Las grandes escuderías ya tienen a sus pilotos. "Si tuviera dónde ir se iría mañana", aseguran desde dentro. Pero no hay nada mejor.