La puñalada final de Florentino Pérez a James Rodríguez (y Jorge Mendes amenaza con un 'top secret' de Zidane)

stop

La cuerda se tensa

Florentino Pérez marca las condiciones en la salida de James Rodríguez y el jugador responde | EFE

17 de mayo de 2017 (09:43 CET)

Se complica la situación. Si el momento de James Rodríguez en el Real Madrid ya era complicado, los últimos detalles surgidos alrededor de la continuidad o salida del colombiano podrían dar al traste con la salida del 'cafetero' el próximo verano.

El colombiano lleva meses más fuera que dentro. Sin ir más lejos, el pasado domingo ante el Sevilla se despidió de los aficionados madridistas cuando fue sustituido a sabiendas de que con casi toda seguridad era su último partido en el feudo blanco.

Decisión irrevocable

Su mala relación con Zinedine Zidane y su poco protagonismo en el equipo han llevado al centrocampista a tomar la decisión de dejar el Real. Por su parte, el míster y los responsables habían dado el visto bueno a su salida.

Pero Jorge Mendes, el agente del futbolista, y Florentino Pérez no parece que hayan llegado a un acuerdo sobre el traspaso de James.

En el Real Madrid ya le pusieron precio. En la T4 del Santiago Bernabéu no iban a venderlo por mucho menos de los 80 millones que los blancos pagaron por el futbolista al Mónaco en el 2014. Concretamente, han pedido a los pretendientes 75 millones de euros.

El candidato principal

El Manchester United es el que ha picado a la puerta del Real con más insistencia, pero la propuesta de momento no pasa de los 40 millones de euros. Una diferencia de cantidades que enfrenta a las partes.

El United quiere pagar 40 para poder ofrecer, además, una prima de fichaje a James –o lo que es lo mismo, un sueldo más alto-, mientras que Florentino no está dispuesto a ceder en su posición. Quiere cobrar la cantidad en su totalidad. Pero la situación no se quedará aquí.

Mendes ya ha avisado al presidente: si el mandatario no cede dejará al futbolista en Chamartín, algo que Zidane ya le ha dejado claro al dirigente que no tolerará una temporada más.

Ahora Florentino tiene la última palabra, pero deberá tomar una decisión que contente a todas las partes si no quiere que el problema en el vestuario con el sudamericano se prolongue un año más.