La oferta inesperada que obliga a Florentino Pérez a rascarse el bolsillo en el Real Madrid ("O me voy")

stop

Un crack pone sus condiciones para seguir de blanco

Un crack pone contra las cuerdas al Real Madrid y a Florentino Pérez | EFE

16 de marzo de 2017 (10:46 CET)

'Nació' en el Real Madrid. Con sólo 10 años, Dani Carvajal ingresó en La Fábrica. Desde entonces su progresión fue espectacular.

Tanto, que en el 2012 algunos grandes de Europa ya se fijaron en él. El Bayer Leverkusen fue uno de ellos. Los alemanes presentaron una oferta al club y al jugador, pero los responsables blancos no querían perderlo de vista. Aceptaron traspasarlo pero se aseguraron una recompra en los tres años siguientes.

Sólo  uno tardó en convencer a la entidad madridista para recuperarlo. Un año después de su salida, el retorno del lateral era una realidad.

Progresión estratosférica

En su primera temporada en el primer equipo ya dejó claro que ya tenían lateral para muchos años. Desbancó a Álvaro Arbeloa y se hizo con el monopolio de la derecha de la defensa. Completó 45 partidos a las órdenes de Carlo Ancelotti. En la siguiente también fue uno de los fijos del italiano. En total participó en 43 encuentros.

En su tercera temporada, bajo el mando de Rafa Benítez y de Zinedine Zidane  perdió protagonismo. Solo entró en 30 choques. Pero esta temporada volvió a recuperar su papel de actor principal. Acumula ya 29 partidos.

Se hizo grande a pasos agigantados y el Real decidió renovarlo hasta 2020, pero la ficha que establecieron entonces  no se corresponde con lo que ha demostrado hasta ahora.

La condición de Carvajal

Su nómina es bastante baja respecto a otros compañeros que no tienen tanta incidencia en el equipo. Ahora, el internacional español reclama lo que cree que merece.

El zaguero ha recibido algunas ofertas muy suculentas. Ha tenido tentaciones muy suculentas en las últimas semanas. Pero su deseo es continuar vistiendo de blanco.

Carvajal lanzó un órdago a Florentino Pérez. Quiere una renovación al alza. O aumentan los emolumentos "o me voy". Si no se cumplen sus deseos, el futbolista lo tiene claro. Le sobran novias.