La noche loca de un crack de Zidane monta un lío bestial en el Real Madrid

stop

El astro blanco se convierte en un problema grave

Zidane le hace las maletas a uno de los cracks del Real Madrid | EFE

17 de mayo de 2017 (14:02 CET)

Despedida. James Rodríguez protagonizó la imagen del partido entre el Real Madrid y el Sevilla del pasado domingo al ser sustituido por Zinedine Zidane.

El colombiano dio una vuelta sobre sí mismo mientras aplaudía a la afición, con la mirada perdida, como diciendo adiós a la que ha sido su casa y su afición los tres últimos años. La grada le respondió con una ovación que también sonó a despedida.

Transferible

El jugador está más fuera que dentro desde hace meses. Zinedine Zidane ya trasladó a Florentino que no contaba con él el pasado verano y parece que un año después la salida del 'cafetero' es inminente.

Por su parte, el jugador ha vivido sumido en la preocupación por su futuro durante todo el curso y sobre todo en las últimas semanas. Sin embargo, no parecía tan preocupado una vez finalizado el partido.

Se monta la gorda

El centrocampista asistió esa misma noche al concierto de Piso 21, donde se estuvo fotografiando con el cantante del grupo, David Escobar. La situación no habría llamado la atención de no ser porque el concierto se celebró… ¡en Málaga!.

Según los indicios, el jugador se habría desplazado a la ciudad andaluza al término del choque contra los de Jorge Sampaoli.

La situación se ha agravado en las últimas horas, después de que ni lunes ni martes se haya ejercitado junto al resto de sus compañeros.

Ante el Celta de Vigo no figura en la convocatoria, y desde el club aluden a un golpe en el tobillo, aunque los rumores acerca de su poca profesionalidad no han dejado de sonar en los pasillos del Santiago Bernabéu durante las últimas horas como motivo de su ausencia ante los gallegos.

Con todo, algunos en el club empiezan a entender porque Zizou ha puesto a tantos futbolistas por delante del colombiano en sus planes para con el equipo.

Posiblemente sean este tipo de actitudes lo que colmó hace tiempo la paciencia del míster hasta llevarle a pedir la salida del sudamericano a Florentino.