Florentino Pérez calienta el Real Madrid con un 'top secret' de Messi

stop

El presidente blanco atiza a la estrella del Barça

Piqué destroza a un jugador del Barça (y Messi lo echa a la calle)

15 de julio de 2017 (09:36 CET)

Van con los humos subidos. Muy subidos. Dos Champions en dos años consecutivos otorgan una cierta licencia para actuar así. Pero el FC Barcelona no ha dicho la última palabra.

Las temporadas en el fútbol pasan volando. La Supercopa de España está a la vuelta de la esquina y, tras la misma, un nuevo curso frenético donde todo lo logrado volverá a estar en tela de juicio.

El Real Madrid es el nuevo favorito a todo. Demostró ser el más solvente y regular tanto en la Liga como en la Champions. Pero esos humos subidos pueden jugar en su contra.

Florentino Pérez saca pecho. Está encantado con lo conseguido por sus pupilos. Y encima presume de llevarse a todas las jóvenes promesas: Theo, Llorente, Vallejo y Ceballos.

El trabajo llevado a cabo por Zinedine Zidane en este tiempo es encomiable. Ha sabido gestionar como nadie los egos del equipo, siempre respaldado por un gran capitán, Sergio Ramos.

El Barça ha caído en la tentación de la chiquillería. Piqué es un gran portavoz, pero le gusta demasiado rebozarse en el fango. Entrar al trapo. Aspectos que no sucedían con Carles Puyol.

Esa forma de hacer del llamado a ser futuro presidente del Barça juega en contra del club. Y solamente una gran gestión interna puede devolver los éxitos al Camp Nou.

Ernesto Valverde es el hombre elegido para enderezar el rumbo. Sin embargo, llega mucha metralla desde Madrid. Florentino tiene a Messi en el punto de mira.

Peligros acechan el Camp Nou

Desde el Bernabéu celebran que, al fin, han terminado con el ciclo de Messi. Aunque ya lo pensaron en 2012 con Mourinho. Y, luego, se comieron al astro argentino con patatas.

Sin embargo, en la T4 del Bernabéu creen a pies juntillas que siendo año de Mundial, Messi no responderá como debe. Han vuelto los fantasmas del Tata Martino.

Florentino está convencido de que Messi se reservará para la gran cita. La que decidirá el Balón de Oro del desempate con Cristiano Ronaldo. Porque el próximo ya lleva su nombre.

En Madrid están más tranquilos que nunca. Es el Barça quien tiene las urgencias. Y todos los jóvenes cracks se los ha llevado el Madrid. Mientras, los azulgrana dan palos de ciego.

El club catalán va a bandazos por el mercado. Quería a Dembelé y Bellerín, pero ha fichado a Deulofeu y Semedo. También quiere a Verratti, pero suenan Paulinho y Seri. Peligro.