El lío de faldas de Sergio Ramos que enfrenta a Pilar Rubio con una estrella de Telecinco

stop

El capitán del Real Madrid está vigilado con lupa

Pilar Rubio de uñas con la ex novia del crack del Real Madrid | EFE

18 de abril de 2017 (20:03 CET)

Sergio Ramos vive el momento más dulce de su carrera deportiva en el Real Madrid. Respetado, admirado y querido tanto por la afición, como por sus propios compañeros. También tiene estabilidad en el amor.

Pilar Rubio es su musa, la dueña de sus fantasías. Con dos niños hermosos, Marco y Sergio, la pareja no le puede pedir más a la vida. Como diría Cristiano Ronaldo lo tienen todo: son buenos en lo suyo, ricos y guapos.

Sin embargo, hay losas del pasado que pesan demasiado. Los inicios no son fáciles.

Comenzar una historia de amor no es coser y cantar. A la vez que la adrenalina y la magia están a flor de piel, el desconocimiento y la desconfianza se alternan de forma peligrosa.

Al parecer, esto mismo les ocurrió a Sergio Ramos y Pilar Rubio. Tras cinco años de relación, el líder del Real Madrid y la televisiva modelo han creado una de las familias más envidiadas del panorama mediático.

Junto a Sergio Júnior y Marco, el madridista y la modelo compaginan sus ajetreadas agendas profesionales con la felicidad que tanto anhelaban. Tanto es así que en numerosas ocasiones han sonado campanas de boda. Siempre están rodeados de rumores. 

No todo ha sido de color de rosa

Pero no siempre fue todo tan idílico. Según desvela Vanitatis, dos meses después de comenzar su romance, Ramos y Rubio cortaron la relación sentimental. Tal como apunta el portal citado, el madridista aprovechó este parón para regresar con Lara Álvarez.

La que después fuese pareja de Fernando Alonso estuvo un tiempo con Sergio, por lo que al dejar a Rubio, el central lo volvió a intentar con la cara bonita más codiciada de Mediaset.

Según explica Vanitatis, esta segunda oportunidad con Lara no llegó a buen puerto, ya que la familia del futbolista intercedió: todos apostaban más por Pilar que por Lara. Por ello, Ramos, que siempre tiene muy en cuenta la opinión de sus más allegados, se lanzó de cabeza a los pies de la rockera madrileña.

A la segunda va la vencida. Y es que desde entonces, Sergio y Pilar no se han separado. Su relación ha marchado viento en popa y han formado una de las familias más codiciadas del panorama mediático. Dos padrazos