El ego de Fernando Alonso le juega una mala pasada en España

stop

El piloto de McLaren explota: no soporta el peso de la fama

Fernando Alonso tiene un capricho al alcance de muy pocos | EFE

09 de enero de 2017 (21:07 CET)

Fernando Alonso no soporta el precio de la fama. La presión de estar siempre en el foco mediático, en el ojo del huracán, es demasiado dura hasta para él. Un peso que le agota.

El piloto de McLaren-Honda explotó en unas recientes declaraciones donde se quejó de la imagen que se tiene de él en España. Está harto de recibir tantas críticas.

"Cuando dejas de competir, te conviertes en un ídolo, cuando estás corriendo,eres criticado. Cuando paras, eres fantástico, pasó con Felipe (Massa) y con Mark (Webber)", expuso el asturiano en una declaraciones recogidas por Autosport.

Alonso sigue siendo el de siempre. Un tipo duro, de frío carácter, que siempre va de cara y trata de decir lo que piensa. Ello le juega malas pasadas.

Sus declaraciones dan pie a pensar que valora una pronta retirada. Es consciente de que en cuanto cuelgue el casco, le saldrán amigos por todas partes y se reconocerá su legado. Todavía no.

De héroe a villano

El piloto español ha pasado de ser un ídolo durante sus días con Renault a ser visto como un tipo egocéntrico, con aires de divo, que alimenta su propio ego y se cree mejor que el resto.

El aficionado de a pie se ha ido alejando poco a poco del Alonso perdedor. Siempre en problemas con Ferrari y McLaren. Aunque todavía queda mucho alonsista confeso que lo defiende a ultranza, cada vez son menos.

Alonso se ha ido acostumbrando a recibir cada vez más puñaladas y descréditos de la afición y la prensa españolas. De forma sutil, las críticas hacia su persona han arreciado con los años.

Dolido: ansía el reconocimiento unánime

La opinión del ovetense es que el hincha nacional no está a su altura. Que muchos de los llamados forofos no entienden realmente de Fórmula 1 y opinan desde el más absoluto desconocimiento.

Tan dolido está el dos veces campeón del mundo que se atreve a deslizar, de forma sibilina, que en España solo serán conscientes de lo grande que ha sido cuando se retire.

De ahí el origen de estas últimas declaraciones en las que insiste en esa idea: "Cuando te retiras, te conviertes en un ídolo". Formuladas como un anhelo al que aspira, y desea, con todas sus fuerzas. Alonso quiere volver a recibir la admiración de todos, el reconocimiento unánime.