Cristiano Ronaldo apuñala al jugador del Real Madrid que lo traicionó con un "si se va mejor"

stop

El portugués no olvida

Cristiano Ronaldo inicia las conversaciones con el Real Madrid sobre su problema con Hacienda con tres condiciones | EFE

18 de mayo de 2017 (20:34 CET)

Cómo cambian las cosas. Cristiano Ronaldo ha demostrado en este tramo final de temporada, que la bestia sigue bien viva. Para sorpresa de muchos y agrado de otros, el crack portugués ha despertado en el momento óptimo.

Tras pasar una temporada a medio gas, parece que la dosificación le ha sentado a las mil maravillas. Y es que el líder del Real Madrid ha aparecido cuando el equipo más le necesitaba.

Siendo decisivo en los cuartos y la semifinal de la Champions, CR7 también ha puesto el broche de oro a la temporada con su protagonismo en la Liga. Ante el Sevilla fue clave y ante el Celta de Vigo decisivo.

Con pie y medio como campeones de la Liga y clasificados para jugar ante la Juventus de Turín la final, Cris tiene la oportunidad de eclipsar totalmente a Leo Messi en los galones individuales. Ganando el Doblete de Oro, el luso tiene el Balón de Oro prácticamente asegurado.

Siempre aparece

Ahora bien, no todo ha sido coser y cantar. El atacante de Madeira ha ido de menos a más. De hecho, arrancó la temporada lesionado y le costó coger el nivel. Primero Gareth Bale y, después, Sergio Ramos cogieron el testigo de líder y tiraron del carro.

CR7 no daba la talla y la preocupación en la casa blanca era total. Tanto es así que el público del Santiago Bernabéu pitó al crack en más de una ocasión. Alarmante.

Y es que viendo con perspectiva esta alarma que se activó entre el madridismo, la situación era más que complicada. Aun así, la estrategia de Zidane ha funcionado a las mil maravillas y ha conseguido hacer llegar a su astro al 100%. Es el líder que el Madrid necesita.

Le pasa factura

Sin embargo, este momento de máximo esplendor no le ha hecho olvidar al jugador sus momentos más complicados. En este caso, Cris tampoco olvida que uno de sus compañeros intentó relevarle cuando peor lo estaba pasando.

Para ser más exactos, fue Gareth Bale el que apuntó al trono en los momentos más bajos de CR7. Mientras que la vieja guardia apoyaba a capa y espada al portugués, el galés aprovechó para escalar posiciones.

Siempre sigiloso y cauto, el de Cardiff quiere brillar en el equipo en el que esté. Por ello, aprovechó el bajón de Cristiano para hablar sobre el terreno de juego. Por su alto rendimiento se puso la etiqueta de líder.

Así pues, Ronaldo, que es el rey y señor del Santiago Bernabéu, parece que no tendría ningún tipo de impedimento si su compañero de ataque se marchase. Cierto es que no ha puesto su salida sobre la mesa, pero tampoco es uno de sus protegidos.