Marc Márquez apunta a la línea de flotación de Valentino Rossi en Yamaha

Marc Márquez lanza un aviso a Valentino Rossi | EFE

Las conspiraciones en MotoGP levantan sospechas

Por Víctor Malo
18/05/2017 21:14

MotoGP es un gran negocio. Se mueve mucho dinero y hay muchas cabezas pensantes que trabajan con la idea de lucrarse más y más. Siempre más.

Los pilotos son una parte del circo y, como protagonistas, se llevan un buen pedazo del pastel. Aunque no la mayor parte. Otro de los grandes beneficiados son las televisiones.

Movistar Plus compró los derechos de MotoGP, al igual que los de la Fórmula 1, el fútbol o el baloncesto para aglutinar todo el deporte en su territorio.

Marc Márquez, que es más listo que el hambre, ha pasado a la acción contra el importante grupo de comunicación. No en vano, Movistar también es el patrocinador de su principal rival.

El equipo favorito al título este año es el Movistar Yamaha Team, donde corren Valentino Rossi y Maverick Viñales, primero y segundo en la clasificación general.

Márquez es muy cauteloso con sus palabras. Nunca ha dicho, ni insinuado, que haya intereses superiores a él que traten de hacer ganador a Valentino Rossi.

Sin embargo, ha pasado al ataque por otro lado: con las audiencias. Márquez asegura que lo que menos le gusta de MotoGP es que no lo pueda ver todo el mundo.

El GP de Jerez tuvo una audiencia de cinco millones de personas en 2016, cuando se emitió en abierto por Telecinco. Este año, en M+, aglutinó a tan solo 624.000 espectadores.

Sus palabras son un palo a la televisión privada, representada en este caso por Movistar Plus. Un palo que nunca se habría producido si Márquez pilotase para el equipo azul de Yamaha.

Como en todo deporte, siempre hay intereses. Y hay quien piensa que los importantes acuerdos económicos que existen entre Movistar y Dorna deben ser seguidos de cerca.

Muchos de los que comen de este negocio se verían beneficiados si Valentino Rossi obtiene su décima corona como campeón del mundo. De momento, no hay más que rumores.