Florentino Pérez destroza Isco Alarcón en el Real Madrid con un ‘top secret’ incendiario

Florentino Pérez mueve ficha en el caso 'Isco Alarcón' | EFE

El presidente dispara al malagueño

Por Fernando Rodrigo
17/04/2017 10:19

Destacado. Isco Alarcón fue el protagonista en El Molinón ante el Sporting de Gijón (2-3). El de Benalmádena empató el partido con un golazo cuando los ánimos locales estaban más caldeados –después del 1-0 de Cop- y sentenció con otro tanto antológico en el tiempo de descuento.

Parece como si los rumores acerca de su posible fichaje por el FC Barcelona hubieran espoleado al centrocampista.

El ex del Málaga ha recuperado su mejor nivel en el momento oportuno de la temporada. El Real Madrid se juega los títulos en las próximas semanas y la ‘incorporación’ de Isco es una de las mejores noticias.

Declaración de amor

Una buena nueva como las declaraciones que hizo el jugador al final del partido ante los asturianos: "La prensa muchas veces malinterpreta las palabras y a veces le interesa más vender que informar. Hay por ahí mucho bocazas, pero dije y mantengo que me quiero quedar en el Madrid”.

Sin embargo, el malagueño continúa sin renovar. “Tomaremos la decisión correcta a final de temporada”, añadía el futbolista.

Isco termina contrato en el 2018. Su sueldo actual ronda los dos millones de euros, la misma ficha que tenía cuando llegó a Concha Espina en el 2013. Entonces, los responsables le prometieron una revisión de contrato en los años siguientes, pero esta no ha llegado.

El jugador ahora tensa la cuerda y reclama lo que cree que merece: una nómina al nivel de los cracks del equipo.

Si no ceden a sus pretensiones y no prolonga su acuerdo con el Madrid, el club se verá obligado a venderlo este año a un precio irrisorio, o el que viene a coste cero –además de que podría ir al Barça-.

Le quitan la careta

En este sentido, muchos aseguran que  los últimos mensajes de amor al club blanco son solo de puertas para afuera.

Concretamente, Florentino está convencido que la única intención del media punta es no quedar como el malo de la película que está matando al Real con exigencias millonarias.

La prueba es que sigue sin firmar su nuevo contrato que le ha ofrecido la entidad madridista y exige que le igualen los emolumentos que le ofrecen en el Manchester City o el Barça.