Florentino Pérez cierra la venta de una estrella del Real Madrid en una reunión de urgencia en el Bernabéu

Un crack del Real Madrid tiene los dos pies fuera del Santiago Bernabéu | EFE

El crack no puede más

Por Diego Castro
19/04/2017 12:02

Euforia. La victoria del Real Madrid sobre el Bayern de Múnich reavivó la ilusión del madridismo.

Después de un inicio de temporada bestial, los blancos tuvieron un bajón de rendimiento durante el mes de enero que dejó al equipo blanco sin la Copa del Rey, sin poder aspirar al triplete y dispersó las dudas entre los aficionados.

Por suerte para el Real, los de Zinedine Zidane superaron el bache y ahora encaran los últimos dos meses de competición en plenas condiciones.

Festival blanco con una excepción

El optimismo se pudo palpar sobre el césped del Santiago Bernabéu cuando el árbitro señaló el final de la prórroga. Pero no todos los jugadores del conjunto merengue compartían la alegría. Un jugador blanco llegaba al límite de su frustración.

Con la eliminatoria en el aire, Zidane mandó a calentar a varios de sus efectivos. Después del 0-1, el míster dio entrada a Marco Asensio en el lugar de Karim Benzema y siete minutos más tarde repetía la operación. Esta vez entró Lucas Vázquez en el lugar de Isco Alarcón. Mientras tanto, Álvaro Morata esperaba una oportunidad que no llegaría.

El técnico francés decidió reservar el cambio y ni con el 1-2 cuando el Bayern estaba con 10 y más punch necesitaba el equipo dio minutos al canterano.

No solo eso. Con la eliminatoria decidida a seis minutos del final de la prórroga, Zizou dio entrada a Mateo Kovacic a cambio de Toni Kroos y confirmaba que Álvaro no tendría ni un solo minuto.

Decepcionado

El jugador enfiló el pasillo de vestuario muy enfadado y estalló minutos después. El jugador lleva semanas expresando sus intenciones de salir y tal y como viene adelantando Diario Gol desde hace semanas lo tiene casi hecho con el Chelsea.

Con todo, el delantero esperaba que la situación cambiara a medida que se acercara el final de temporada, pero en el partido de Champions de este martes tuvo suficiente.

Morata dejó claro que había tomado la decisión final: no seguirá otro camino que no le lleve lejos del Santiago Bernabéu.  

Los responsables cedieron a los deseos del ariete. Le dejarán salir a final de temporada e intentarán incluirle en el traspaso de Eden Hazard, el gran deseo de Zinedine para la próxima temporada.