Sara Carbonero recibe un aviso de Pilar Rubio (¡y saltan chispas!)

Sara Carbonero levanta pasiones con su última fotografía | EFE

Las tarifas del clan Casillas van a la baja

Por Diario Gol
20/03/2017 20:46

Levantaba pasiones. Todo lo que tocaba, se conviertía en oro. Sara Carbonero era una de las divas más codiciadas del panorama mediático español. Ahora, cae en picado. 

A sus 33 años, la esposa de Iker Casillas está atravesando por un momento delicado. Afincada en Oporto desde hace un año y medio, la presentadora se ha quedado estancada.

Mientras que su excedencia en Telecinco sigue quemando cartuchos, la de Corral de Almaguer ha resurgido en otra faceta. La moda. Pero no es lo suyo.

Un cambio de tornas muy acertado

Sara ha pausado –temporalmente- su protagonismo en la pequeña pantalla, cosa que le está pasando factura. Carbonero pierde poco a poco su elevado caché.

Desde 2010, cuando la relación entre el guardameta y la chica de los Deportes culminó, todo lo que ambos tocaban se había convertido en oro. Resulta que no era de ley. 

Siete años más tarde, casada, con dos pequeños y reconvertida en icono de la moda, la toledana vive de su Instagram. Muy seguida en las redes sociales y menos demandada por los flashes de las cámaras, Sara cada vez tiene menos atractivo para las grandes marcas.

Por todo ello, una antigua 'amiga' se ha permitido darle un consejo. Resulta que Pilar Rubio también está teniendo problemas. La novia de Sergio Ramos ha tenido que bajar su caché en photocalls y campañas publicitarias. 

El acoso de nuevas divas emergentes, como Cristina Pedroche, está pasando factura a las mujeres de los futbolistas. Ya no están tan en el ajo, y deben ponerse las pilas para que nadie olvide su rostro. 

Las cifras de los actos publicitarios

Si la Rubio, con todo lo que se habla ahora de Ramos y con sus apariciones en El Hormiguero, que no deja de ser el programa de moda de las noches entre semana, tiene problemas... ¿Cómo calificar a lo que le ocurre a Sara? 

No hay respuesta. Debe dar un golpe de timón a toda prisa, si no, cuando regrese, se arriesga a que le haya pasado el arroz. Los 150.000 euros que pedía por una campaña publicitaria se van a quedar en cenizas. 

Esta tarifa incluía las sesiones de fotos, los photocalls y dos eventos. Ahora bien, la esposa de Iker prefiere volcarse con una marca y no hacer colaboraciones más puntuales. Un riesgo que le puede pasar factura. 

A Carbonero no le hace ninguna gracia tenerse que fijar en lo que hace o deja de hacer Pilar Rubio. Pero es la cruda realidad. Los 30.000 euros que solía cobrar por un photocall están a punto de esfumarse. 

 

Ya casi casi 🌸 #primavera #felizlunes #semanafeliz #biendehygge #biendecafé

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el20 de Mar de 2017 a la(s) 3:28 PDT