Messi destroza a Cristiano Ronaldo con un detalle fuera de cámaras en el Barça-Valencia

Leo Messi felicita a Luis Suárez y manda otro recado a Cristiano Ronaldo | EFE

El astro argentino vuelve a vestirse de líder en el Camp Nou

Por Víctor Malo
19/03/2017 23:16

La gran diferencia entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo es que el primero es un líder. El segundo, quiere serlo. Pero no termina de conseguirlo.

En el vestuario del Barça, Messi es tan capitán como Andrés Iniesta, aunque no se prodigue habitualmente lanzando discursos colectivos. En el Real Madrid el capitán claro es Sergio Ramos.

Este domingo en el Camp Nou, el astro argentino dio una nueva lección de liderazgo. El crack del Barça se aupó el equipo a los hombros y derrotó al Valencia (4-2).

Messi marcó dos goles sin mostrar todavía su mejor versión. Pero fue decisivo desde el punto de penalti ('45) y resolviendo una jugada colectiva ('52).

Antes anotó Luis Suárez ('35) y André Gomes cerró el marcador ('85) para dejar sin efecto los goles del Valencia en el primer tiempo: Mangala ('29) y Munir ('46).

Luis Enrique apostó por recuperar el once que remontó al PSG, con un sistema 3-4-3 en el que Mascherano, Umtiti y Piqué compartieron la zaga. Rafinha e Iniesta ocuparon las bandas, aunque de manera bien distinta cada uno.

Messi suma ya un total de 25 goles en el campeonato de Liga, por encima de Luis Suárez (21) y el propio Cristiano (19), que no marcó en San Mamés y, además, terminó en el banquillo. El luso fue sustituido por Zidane y montó en cólera.

Nada de siestas”

Ahí radica una de las grandes diferencias entre Messi y Cristiano. De esas que a veces no captan las cámaras, pero se perciben.

Cristiano mandó un mensaje al vestuario en la media parte del duelo contra el Athletic Club. “Nada de siestas”, dijo con sorna. Como lanzando una pulla.

Messi, en cambio, manda mensajes colectivos. El astro argentino hizo piña antes y después del choque contra el Valencia. Incluso se arrancó con unas palabras.

El de Rosario cree en la remontada. Igual que se consiguió en Champions contra el PSG, está convencido de que se le puede dar la vuelta a la Liga. Hay que seguir metiendo presión al Madrid.

Y, por ello, da ejemplo fuera del campo con alguna breve arenga espontanea. Y, sobre todo, dentro del verde. Este domingo presionó y se vació para ayudar al equipo a sumar los tres puntos.