Los 'whatsapps' en el Real Madrid que ponen el Barça al rojo vivo ("Neymar pagaría para perder de vista a Messi")

Leo Messi remata de cabeza en el clásico contra el Madrid en el Camp Nou (1-1) | EFE

En el club blanco se frotan las manos con el nuevo tropezón azulgrana

Por Fernando Rodrigo
14/03/2017 01:20

El FC Barcelona sigue siendo un club ciclotímico. Capaz de lo mejor y de lo peor. Tan pronto remonta el resultado más adverso de la Champions como tropieza contra un equipo aparentemente endeble, como es el Deportivo.

La inyección de moral que supuso el triunfo épico contra el PSG no sirvió para dar otro golpe sobre la mesa en la Liga. El exceso de euforia se pagó con una también excesiva resaca.

En el Real Madrid celebraron por todo lo alto la victoria contra el Betis, teniendo en cuenta el aliciente de la derrota azulgrana en Riazor. Tras los festejos pertinentes, el grupo de Whatsapp de los pesos pesados blancos volvía a echar humo.

Hay determinados temas que no se tocan en el vestuario por miedo a que jugadores que no son de la plena confianza de los capos los filtren.

El grupo de Whatsapp es el método en el que más confían los cracks blancos: Sergio Ramos, Cristiano, Marcelo, Pepe y Benzema, entre otros. A través de mensajes se calentaron diciendo que esperan al Barça en el sorteo de cuartos de la Champions.

Uno de ellos se hizo eco de un contundente mensaje publicado en redes sociales: “Neymar pagaría para perder de vista a Messi”.

Los que le conocen creen que tiene fundamento. El crack brasileño se ha quedado en el Barça porque le encanta la ciudad y la filosofía de juego del club. Pero vivir bajo el yugo del argentino cansa mucho.

La paciencia de Neymar

En los últimos partidos, Neymar se ha vuelto a destapar como un auténtico crack, pero siempre depende de la voluntad de Messi para tener protagonismo. Tanto en las faltas como en los penaltis, es un actor secundario.

Pero contra el PSG, no habría habido remontada de no ser por Neymar. El brasileño tiró del carro marcando dos de los tres últimos goles y dando la asistencia del definitivo.

Messi y Neymar demostraron llevarse bien. Celebraron juntos los goles y dieron síntomas de complicidad. Pero para el brasileño está siendo una ardua y sacrificada tarea.

Sin embargo, en el Madrid creen que el de Rosario eclipsa al brasileño. El joven crece sin parar, mientras Messi empieza a dar signos de no ser el crack intocable de siempre.