Jorge Lorenzo cuelga el teléfono a Marc Márquez

La cara más amarga de Jorge Lorenzo | EFE

El nuevo piloto de Ducati no quiere saber nada de su rival en Honda

Por Quique Alcañiz
18/03/2017 19:23

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Ni peor sordo que el que no quiere oir. Jorge Lorenzo cumple los dos requisitos. 

Marc Márquez trató de avisarle. Le recomendó que no abandonara Yamaha. Pero el balear hizo oídos sordos. Estaba nublado por la suma de dinero que le ponían sobre la mesa. Dinero que el propio Márquez había rechazado. 

La oferta procedía de Ducati. Pero el catalán sostenía que no todo era tan bonito como lo pintaban en la escudería italiana. Además, los problemas en Yamaha tampoco serían eternos. Lorenzo colgó el teléfono.

La temporada pasada Ducati buscaba un piloto que les llevara a lo más alto. Un nuevo Casey Stoner. Su primer gran objetivo fue Marc Márquez. Le tantearon. Le pusieron una cifra desorbitada sobre la mesa. Pero el de Cervera la rechazó.

El siguiente al que llamaron fue Jorge Lorenzo. El catalán se enteró y enseguida entabló contactos para darle su punto de vista. Haciendo gala de un insólito compañerismo. 

Quiso avisarle de los problemas que tendría con el equipo italiano. Quería explicarle que precisamente él había dicho que no. El pilotaje de la máquina boloñesa era una trampa. Le costaría adaptarse a la GP17.

Lorenzo para de Márquez

El balear no hizo caso. Ni lo escuchó. Ahora el ex de Yamaha paga las consecuencias. Ya lo hizo en los test de Sepang. Y en los de Phillip Island. Y en los de Qatar. Ahora reconoce que será muy difícil sumar victorias. ¿Aspirar al título? Un imposible. 

Después del nefasto inicio, los italianos le dan un año de margen al mallorquín. Si no deja evidencias de que puede ser campeón en un futuro cercano rescindirán su contrato. Queda por ver cómo se presenta el inicio del Mundial. Solo tiene hasta el 26 de marzo.