La bomba que Ron Dennis colocó a Fernando Alonso en McLaren está a punto de estallar

Fernando Alonso y Ron Dennis | Archivo

El piloto asturiano se prepara para superar nuevos y peligrosos obstáculos en Woking

Por Marco Marín
11/01/2017 22:56

Nuevos obstáculos para Fernando Alonso. El piloto español apura los días de descanso antes de arrancar una nueva temporada en la Fórmula 1 que se presenta complicada.

Si bien el equipo McLaren-Honda realizó progresos importantes en el segundo tramo de 2016. A nivel técnico y mecánico, todo apunta que las cosas solo pueden ir a mejor.

Sin embargo, en las entrañas de Woking se está cociendo un nuevo enemigo de Alonso. Es herencia directa del antiguo capo de la escudería, Ron Dennis.

La bomba que el anterior presidente ejecutivo –y todavía accionista– de McLaren dejó sincronizada tiene nombre y apellidos: Stoffel Vandoorne.

El nuevo problema de Alonso

El joven piloto belga, de 24 años, pisa fuerte en la escudería británica. Viene cargado de ganas, pero también de ego y arrogancia. Así se desprende de sus últimas declaraciones en La Gazzetta.

"No espero nada de mi relación con Fernando", avisa, firme. "No me ha dado ningún consejo propiamente dicho, pero le he observado bien", recalca.

Rebaja el tono por un instante: "Me siento muy tranquilo, finalmente puedo jugar mi carta, he estado esperando esta oportunidad y espero aprovecharla".

Para volver a la carga. "No seré Hamilton, seré Vandoorne", dice dando a entender que piensa plantar batalla a Fernando Alonso.

Magnussen lo destroza

Su antiguo compañero –que no amigo– Kevin Magnussen también avisa de sus peligros: “Debe desprenderse del carácter ganador y egoísta, y aprender de la dilatada experiencia de Fernando Alonso”.

El nuevo problema de Alonso en McLaren se llama Vandoorne. Y amenaza con recordar, y de qué manera, la temporada que el asturiano compartió con Hamilton en Woking.