Jugadores del Real Madrid avisan de una guerra civil en el vestuario del Barça

Gerard Piqué asiste a la división del tridente del Barça (Messi, Neymar, Suárez) | EFE

La tensión se palpa en el club azulgrana

Por Natalia Calvet | Diego Castro
11/01/2017 22:13

Tensión en el FC Barcelona. Crispación. Síntomas de división interna. Entre la cúpula ejecutiva, el cuerpo técnico y la plantilla. También entre los propios jugadores. La última tiene a Leo Messi como protagonista. 

Es lo que se comenta en Madrid. Jugadores del club blanco con hilo directo en el vestuario azulgrana alertan de que hay una bomba a punto de explotar. Se avecina una guerra civil.

La renovación del crack argentino aviva el fuego. El director general del club, Òscar Grau, dijo que trabajan para renovarlo. "Pero con sentido común", matizó. Y le atizaron Luis Suárez y Luis Enrique. No es la única polémica que acecha al Camp Nou.  

Neymar Júnior está en el punto de mira. El crack brasileño transmite un claro pasotismo que nunca antes había sido advertido. SU rendimiento ha caído en los últimos días, a pesar de que contra el Athletic recuperó una versión más efectiva y, mucho tiempo después, volvió a marcar. 

Distancia en el tridente

Se huele distancia en el tridente. Leo Messi y Luis Suárez son uña y carne. Siempre montan el corrito con Javier Mascherano y Gerard Piqué. Neymar se mueve más con los jóvenes.

Desde que Dani Alves y el resto de brasileño se fueron de la plantilla, el delantero brasileño se siente más solo. Rafinha es su gran apoyo y Jordi Alba otro de sus amigos cercanos.

Pero el principal problema del que alertan (y se mofan) en el Real Madrid viene con Piqué y sus salidas de tono. Aseguran que tiene al vestuario dividido.

Andrés Iniesta y Sergio Busquets no le ríen las gracias al central azulgrana. De hecho, les incomoda todo el jaleo que arma cada vez que abre la boca.

División interna y falta de minutos

Messi tampoco comparte todas sus gracias, pero su excelente relación hace que a veces le apoye. No tanto en el tema arbitral, pero totalmente en la decisión de no ir a la gala The Best. Y con Mascherano y Luis Suárez, los más afines a La Pulga, pasa tres cuartos de lo mismo.

Más allá de estos conflictos, hay otros frentes abiertos en el vestuario: el tremendo enfado de Rakitic y de otros jugadores que no cuentan con minutos, como Aleix Vidal, Paco Alcácer y Rafinha. Aunque este último fue titular en la vuelta de la Copa contra el Athletic.

Fichajes que no encajan

Además, se ha instalado una corriente de pensamiento crítica con los nuevos fichajes. Salvo Umtiti, y un poco Denis Suárez, el resto no encajan. Los procedentes del Valencia no se integran.

Para rematar las tensiones resulta que también hay cierta división con respecto a Piqué desde la cúpula del club. No están de acuerdo con su campaña contra los árbitros y disgusta un poco ese aire de cabecilla que tiene, liderando los motines, como el de no acudir a la gala de la FIFA.