El CSD presentará ante el Congreso una Ley por un nuevo reparto de ingresos televisivos

El secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, y el presidente el Espanyol, Joan Collet | FBO

Miguel Cardenal ve en la proyección internacional de la LFP el futuro por el que debe pasar el fútbol español

Por Aitor Labrador
12/11/2013 01:23

Los días del bipartidismo en el fútbol español están cada vez más cerca de tocar a su fin. O eso parece, según puede desprenderse de las palabras del secretario de Estado para el Deporte. Miguel Cardenal anunció este lunes en Barcelona que el CSD “llevará al Congreso una ley” para hacer posible la negociación colectiva del reparto de los ingresos televisivos.

La eterna lucha de la clase media y baja del fútbol español para evitar que el campeonato siga instalado en la bicefalía Barça-Madrid vivió por tanto este lunes un nuevo capítulo en la primera edición del Foro José Higueras, que tuvo lugar en el Museu Olímpic i de l'Esport.

La delicada situación financiera del fútbol español acabó convirtiéndose en el tema central de una charla, en la que Cardenal y el presidente del Espanyol, Joan Collet, protagonizaron un interesante intercambio de impresiones con el reparto de ingresos televisivos como tema estrella.

Lastrados por “un error histórico”

A pesar de la búsqueda de ingresos extraordinarios que obligan a los clubes “a ser imaginativos”, estos siguen “dependiendo de la televisión”, tal y como aseguró el presidente blanquiazul.

Después de alabar la puesta en funcionamiento del sistema de control económico impuesto al fútbol español, Collet lamentó “las desigualdades” en las retenciones “en algunas comunidades”, “las leyes concursales y el trato más beneficioso con Hacienda” para algunos clubes, y un reparto televisivo que tildó de “vergüenza” y de “error histórico”.

En busca de la negociación colectiva

Estas circunstancias han acabado motivando el dramático panorama actual del fútbol español con una deuda conjunta superior a los 4.000 millones de euros. Así como la puesta en funcionamiento de un sistema de control financiero que, “en dos años se ha logrado reducir desde los 750 hasta los 600 millones de euros”, según reconoció el secretario de Estado.

Collet reclamó a Cardenal “que legisléis desde el Congreso una negociación colectiva”. “Luego ya nos pelearemos entre nosotros para que la proporción sea más equitativa”, concluyó el presidente del Espanyol, antes de ceder la palabra a Cardenal.

Otros factores en juego

En su discurso, el presidente del CSD abogó porque los clubes se pregunten “cómo hemos llegado hasta aquí para evitarlo en el futuro”. “Todos los equipos han visto crecer sus ingresos televisivos de forma exponencial”, respondió sutilmente a Collet. Sin embargo, y al igual que “las desigualdades que pueden producirse en las regiones forales, también se tienen que tener en cuenta otros factores como la participación en algunos caso de las televisiones autonómicas”, añadió.

“Tenemos que hacer autocrítica”, recomendó, antes de recordar que cuando los clubes lamentan las desigualdades en el reparto televisivo, “no se tienen en cuenta otros factores fundamentales” en la economía “como el PIB, la población o el grado de penetración del pago por visión” en países como Inglaterra o Alemania: “Es como si Portugal quisiese compararse con nosotros”.

Cristiano y Messi deben quedarse

Para Cardenal, la solución pasa porque el fútbol español se centre “en su posicionamiento en la televisión internacional y en el recorrido internacional de la LFP”, la segunda más vista en el mundo, pero a años luz de la Premiership.

“Para ello, los clubes deben poder mantener a los jugadores de élite en nuestra Liga”, afirmó tajante. Por tanto, y como respuesta a las quejas de clubes como el Espanyol, Cardenal volvió a insistir en que se debe “eludir el paralelismo con otros países porque es mejor el 3% de un beneficio de 1.000 millones, que el 5% de 500”. Sin dejar de reconocer, eso sí, que le parecen “totalmente justas las reivindicaciones del resto de clubes”.

“Caminaremos hacia la igualdad en el reparto, pero no podemos dejar de lado la visión general sobre lo que le conviene al fútbol español”. Un modelo de reparto que se aproximaría más al italiano, donde los grandes acaparan una parte del pastel considerablemente inferior a la española, pero sin llegar al 'café para todos' imperante en Inglaterra.