Soriano retoma su viejo capricho americano

Don Garber, comisionado de la MLS, y Ferran Soriano, en sus días como vicepresidente azulgrana

El Manchester City, cada vez más cerca de contar con una franquicia profesional en Nueva York

Por Aitor Labrador
28/04/2013 17:49
Primero fue el Barça y ahora el City. Ferran Soriano tiene muy claro que más allá de los petrodólares y los millones de seguidores potenciales del continente asiático, el futuro del fútbol tiene reservado un papel especial a la liga y al mercado estadounidenses. El director ejecutivo del Manchester City ha aprovechado su buena relación con el comisionado de la Major League Soccer (MLS), Don Garber, para reactivar un proyecto del que se lleva hablando durante meses y que acabará de concretarse el próximo mes, coincidiendo con la visita a Nueva York del equipo skyblue para disputar un amistoso frente al Chelsea el 25 de mayo.

Soriano y Garber son dos viejos conocidos. De hecho, fue en su etapa como vicepresidente azulgrana cuando el Barça se mostró más activo en los Estados Unidos. En 2005, la junta presidida por Joan Laporta –otro admirador de las bondades de la 'tierra de las oportunidades'- activó sus primeras negociaciones con la MLS. Después de una primera gira en verano de 2006, el Barça suscribió en mayo de 2008 un acuerdo con la liga estadounidense en el que, además de expandir la imagen del club por el país de las barras y estrellas y de cerrarse seis amistosos frente a equipos de esta competición, se intensificaban las conversaciones para fundar una franquicia gemela en suelo estadounidense, preferiblemente en Nueva York o Miami.

Fue uno de los últimos actos de Soriano como directivo azulgrana. Tras su marcha en julio de 2008, el proyecto (previsto para iniciarse en 2010 en Miami con el apoyo del intermediario boliviano Marcelo Claure) pasó –casualidad o no- de ser presentado a bombo y platillo a caer en el olvido en cuestión de poco más de un año. “Quiero agradecer a ambos, el FC Barcelona y Marcelo Claure, por el tremendo esfuerzo que han hecho por traer un equipo de expansión de la MLS a Miami”, aseguró Garber, tras el anuncio de la suspensión definitiva del proyecto en marzo de 2009.

New York City FC, la vigésima franquicia

Cuatro años después, Soriano está dispuesto a revivir su viejo sueño americano y convertir al Manchester City en el primer club europeo con un filial en la MLS. Gracias al apoyo e intereses de su propietario, el jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan, los ingleses van en serio y se postulan como grandes candidatos a hacerse con la vigésima licencia de la liga. Tanto que es así, que la propia liga reservó el pasado mes de agosto en el registro de la propiedad el nombre de City FC, aplicable a la nueva franquicia citizen.

La ciudad elegida sería, cómo no, Nueva York, donde el club inglés y la embajada emiratí ya han realizado sus primeras obras benéficas, como la construcción y posterior cubierta de un campo para niños en Harlem. Según se ha filtrado, el NY City FC disputaría sus partidos en el distrito de Queens, en un nuevo estadio con capacidad para 25.000 espectadores proyectado en el parque de Flushing Meadows, en las inmediaciones del club de tenis que acoge el US Open y del CitiField Stadium de los Mets de béisbol.

Negocio por partida doble para la MLS

A pesar de los intentos en vano de los refundados Cosmos, que en tres meses iniciarán su nueva andadura en la segunda división (NASL), la MLS se ha marcado como prioridad contar con un equipo que dispute la soberanía metropolitana a los multimillonarios Red Bulls –con sede en la vecina ciudad de Harrison, Nueva Jersey- y que los neoyorquinos sientan como suyo. De esta forma, el precio de los derechos en la próxima negociación con las televisiones se disparará y permitirá a la propia liga hacer un negocio por partida doble a costa del jeque y de Soriano.

Para hacerse con la nueva licencia, los dirigentes del City deberán abonar un suculento canon que se elevará por encima de los 75 millones de euros, más del doble de los 30 que abonaron los propietarios de franquicias de nuevo cuño en la MLS como Vancouver, Portland y Montreal. Es el precio a pagar por ser el equipo de la capital del mundo y el primer europeo en hacer las américas.