Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Buscador

Luz: "Mi madre me dejó de hablar por jugar al fútbol"

El balompié femenino siempre tuvo unos inicios difíciles y Chile no es la excepción
Por Gerard Mateo
01/11/2012 14:23
La FIFA y ‘France Football’ ya han dado a conocer la lista de los aspirantes a mejor jugador, mejor entrenador y mejor jugadora del 2012. Sin embargo, han olvidado el nombre de una joven tocopillana de 18 años que pretende ganar el galardón en las ediciones venideras. Se llama Luz Adriana Palma (5 de abril de 1994) y juega de delantera en Universidad de Chile, a pesar de los inicios tan duros que vivió por ser mujer y dedicarse al balompié.

El ‘foot-ball’ se inventó a mediados del siglo XIX. Desde entonces, ha evolucionado de manera constante. Un deporte, a priori, de hombres, como casi todos, pero que en las últimas décadas ha experimentado un cambio radical en el género. Podemos fijar 1991 como el año en el que se comenzó a hablar del balompié femenino, momento en el que se organizó el primer Mundial de fútbol femenino, en China. Luz Adriana todavía no había nacido.

“Me encantaría estar nominada al FIFA World Player. Sería un premio estar con las mejores y eso es fruto del esfuerzo que se hace día a día”, comenta Luz Adriana. Y es que, si bien el Balón de Oro nació en 1956, el FIFA World Player femenino apareció en 2001. Hasta ahora, ha pasado por cuatro jugadoras: Mia Hamm (EEUU, 2001 y 2002), Birgit Prinz (Alemania, 2003, 2004 y 2005), Marta (Brasil, 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010) y Homare Sawa (Japón, 2011).

Inicios complicados


“En Chile se ve mal que las mujeres jueguen a fútbol porque se dice que son poco femeninas. Me han dejado de hablar por mucho tiempo y me pasaban molestando o me decían que tenía que estar en otra cosa”, comenta dolida. Incluso su familia la dejó de lado. “Mi mamá y mis hermanos no me hablaron por semanas completas; mi papá me apoyaba en todo. Mis amigas y amigos lo tomaron mal, me habían aislado y dejado de hablar. Fue un momento duro recién empezando a entrenar y solo me hablaba mi padre. En cambio ahora me apoyan todos, pero mis hermanos aún están celosos porque ellos no juegan”. Por suerte, su madre, Ángela Baeza, ha cambiado de opinión con el tiempo: “Que mi única hija fuera futbolista fue difícil, ver cómo la pegaban muchas veces o ver cómo la molestaban con apodos... fue una época difícil. Con el tiempo entendí que era lo que a ella le gustaba y si ella era feliz, yo igual”.

Las primeras patadas las dio en el CD Concepción, donde llamó la atención mientras jugaba con su amigo Camilo Vargas durante los entrenamientos de su padre, que era portero aficionado en Tocopilla (Chile). Tenía 9 años cuando pasó la prueba de acceso al club. Posteriormente fichó por el CD Cobreloa, de la localidad de Calama, a 150 km de Tocopilla –entidad en la que comenzó a jugar Alexis Sánchez, uno de sus ídolos— , donde ganó confianza: “Tuve un excelente inicio. Me convertí en la capitana, lo cual fue el máximo logro para mí. Había muy buenas compañeras pero me emprestaron (cedieron) a Universidad de Chile”.

Máxima rivalidad


En la U de Chile, con apenas 14 años el técnico le comentó a Luz Adriana que tenía que tomarse en serio la carrera de futbolista, y ella no falló. Aquella temporada se convirtió en la máxima anotadora del equipo. Después de la cesión, regresó a Cobreloa, pero la U decidió ficharla de manera definitiva y desde entonces lleva allí un par de años, feliz por “anotar la mayoría de las veces gracias al trabajo en equipo”. Sin embargo, Colo-Colo, el gran rival de la U, quiere ficharla. Con todo, el objetivo de Luz Adriana es seguir los pasos de sus ídolos, Mia Hamm y Marta.
Enviar Imprimir Leer más tarde Enviar Corrección
Ranking
Top del día
Ranking
Ranking
Ranking
Edita: EDICIONES DIGITALES DEL DEPORTE SL, Rambla Catalunya 98 7º 1ª 08008 Barcelona, Tel. 93 488 12 66, redaccion@diariogol.com